Los supermercados esperan un 2024 de “incertidumbre” respecto a los costes de los alimentos

Según Asedas, se espera un formato de proximidad fortalecido como un modelo capaz de responder a las inquietudes del consumidor
comida
photo_camera El control de costes, la inversión, la innovación y el servicio al cliente constituyen los grandes objetivos del supermercado en 2024

La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), patronal de supermercados, espera “otro año de incertidumbre respecto a los costes de producción de alimentos”, pero con el formato de proximidad “fortalecido como un modelo capaz de responder a las inquietudes del consumidor” y tratará recuperar “la senda de una rentabilidad sólida”.

Según trasladó la organización que agrupa a empresas como Mercadona, Lidl o Dia este jueves, el control de costes, la inversión, la innovación y el servicio al cliente constituyen los grandes objetivos del supermercado en 2024.

Para Asedas, en un entorno de “enorme competitividad”, el crecimiento de las empresas se ha mantenido, incluyendo modelos de asociacionismo y pequeñas cadenas que, apoyadas por las centrales de compra, han consolidado “su fortaleza económica, lo que incluye capacidad de negociación financiera”. La asociación la considera “muy necesaria” ante las grandes inversiones en economía circular que el sector tiene por delante y recuerda que 2023 se ha cerrado con cerca de 900 aperturas de nueva planta, con protagonismo de estas fórmulas de asociacionismo.

Asimismo, indicó que la inversión e innovación tecnológica permite a las empresas de supermercados “alcanzar la máxima eficiencia operativa y, por lo tanto, controlar los costes”. Destacó, por su impacto en el medioambiente, la inversión de entre un 5 y un 10% del total del presupuesto que las empresas dedican a mejoras en eficiencia energética, y que seguirá siendo “fundamental en un entorno incierto geopolíticamente y con grandes gastos en sostenibilidad medioambiental por delante”. En este sentido, a lo largo de 2023 se han registrado cerca de 1.800 eventos de inversión, entre aperturas y reformas.

Por otro lado, los 615 ‘cash & carry’ repartidos en toda la geografía española contribuyen a la excelencia de la red de restauración para cubrir “el alza del consumo extra doméstico de alimentación” que se viene registrando desde 2022, y que ha crecido un 6,1% en volumen y un 11,5% en valor, alcanzado unos 33.887 millones de euros, según datos del Ministerio de Agricultura.

Asedas subrayó que los grandes ejes del consumo de alimentación son la salud, la rapidez y la comodidad en la compra, preparación y consumo de los alimentos. Por tanto, incentivar el consumo implica “ofrecer un surtido variado y completo capaz de responder a dietas adaptadas al modo de vida de cada persona o familia”.

En este sentido, recalcó que la alimentación fresca, que representa el 37% del volumen del consumo en España, se consolida “como un elemento de competitividad y diferenciación fundamental en nuestro modelo de distribución organizada”. Entre el 80 y el 90% de los productos frescos que se encuentran en los supermercados proceden de explotaciones nacionales.

Por último, la organización resaltó que el modelo de distribución alimentaria de proximidad está enfocado a que el cliente “encuentre en su supermercado de referencia -además de los productos que necesita- una atención personalizada que atienda a sus necesidades” y auguró que la formación de los empleados de los supermercados, su bienestar y su proyección de futuro hacia retos como la digitalización van a ser “protagonistas” en este año.