Renfe invertirá cinco millones de euros en terminales de venta a bordo y check-in

Este proyecto optimizará los procesos de control de fraude en los accesos, el control de la presencia de los viajeros a bordo de los trenes y facilitará las labores de los interventores
maquinas-renfe
photo_camera Las terminales serán distribuidas de acuerdo con las necesidades comerciales

Renfe ha licitado un contrato de 5 millones de euros para la modernización de terminales de venta a bordo de los trenes y del proceso de check-in de acceso en las estaciones, además del servicio de gestión, comunicaciones, soporte y mantenimiento.

La compañía ha explicado este sábado que con este proyecto optimizará los procesos de control de fraude en los accesos, el control de la presencia de los viajeros a bordo de los trenes y facilitará las labores de los interventores, como llevar a cabo gestiones de postventa u otras operaciones de venta cruzada con otros productos.

Las terminales serán distribuidas de acuerdo con las necesidades comerciales, tanto en las estaciones de servicios públicos como en las de servicios comerciales: 2.250 terminales para el personal a bordo de los trenes y 2.300 impresoras térmicas para la emisión de billetes.

Además de la instalación de las terminales, Renfe contratará el servicio de gestión, comunicaciones, soporte técnico y el mantenimiento del hardware y de las aplicaciones móviles.

FRENADO MENOS RUIDOSO

Por otro lado, Renfe ha anunciado este sábado una inversión de 2,15 millones de euros en la sustitución de las zapatas de fundición instaladas en 278 vagones de su parque activo, por otras sintéticas (tipo LL) que permiten la reducción del ruido que producen los trenes al frenar.

La actuación realizada se corresponde con la primera fase de la implantación del proyecto, cuya ejecución completa abarca un total de 2.906 vagones y un periodo de 3 años.

La iniciativa, que ha sido subvencionada con 712.160 de fondos europeos de recuperación, convierte a Renfe Mercancías en una de las empresas ferroviarias europeas que cuenta con un parque de trenes más silencioso, al limitar hasta en ocho decibelios el ruido que producen sus vehículos, la mitad del que producen las zapatas de fundición que han sido sustituidas en los vagones.

El uso de este sistema de frenado es también importante en relación con la aplicación en los cánones de infraestructura, que penalizan a los trenes más ruidosos, así como ante la implantación de corredores ferroviarios silenciosos.

Adicionalmente, las zapatas sintéticas tienen un papel relevante en el Plan anual de prevención de incendios en el margen de la vía, en el que Renfe participa cada año entre junio y septiembre, en tanto que contribuyen a disminuir el riesgo de incendio y favorecen la adaptación climática de Renfe Mercancías.