El PP de Rueda y Feijóo consigue la quinta mayoría absoluta consecutiva en Galicia

Los populares arrasaron en las urnas con más de 700.491 votos y un porcentaje de apoyo (47,36%) 
elecciones-gallegas
photo_camera Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Rueda, en la campaña electoral. Foto: PP Galicia

El Partido Popular consiguió este domingo su quinta mayoría absoluta consecutiva en las elecciones autonómicas de Galicia, con lo que la formación de Alfonso Rueda y Alberto Núñez Feijóo revalidó el poder que ostenta en la región desde 2009 gracias a 40 escaños y cerca del 48% de los votos.

Los populares arrasaron en las urnas con más de 700.491 votos y un porcentaje de apoyo (47,36%) prácticamente igual al conseguido en 2020, cuando el candidato fue Alberto Núñez Feijóo en plena pandemia de covid-19. Su ventaja fue abismal respecto al BNG, con 233.000 sufragios menos, y sobre todo respecto al PSOE, a quien cuadruplica en diputados y triplica largamente en papeletas.

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, mantiene así el poder que heredó de Feijóo cuando abandonó la comunidad en 2022 para tomar las riendas nacionales del PP en Madrid. Podrá seguir gobernando con las manos libres gracias a los 40 escaños, dos por encima de la mayoría absoluta que el Parlamento de Galicia fija en 38.

La hegemonía del PP es apabullante con 72.729 votos más que Feijóo en 2020. Vuelve a ser la fuerza más votada en las cuatro provincias y en casi 300 de los 313 municipios de la región. No obstante, sufre un ligero retroceso respecto a los comicios de hace cuatro años al perder un diputado en A Coruña y en Lugo. Tanto en Pontevedra como en Ourense repite el resultado de 2020 pese a la entrada en esta última provincia de la nueva fuerza Democracia Ourensana.

En el PP había ciertos nervios en la última semana de campaña por los errores cometidos por sus dirigentes con declaraciones contradictorias sobre la amnistía y los indultos a los independentistas catalanes. También por la popularidad creciente de la candidata del BNG, Ana Pontón, frente a un Alfonso Rueda que concurría por primera vez como cabeza de lista y que se medía al mismo tiempo con la larga sombra de Feijóo.

El recuento de votos fue tranquilo en la sede del PP durante toda la noche, pues tanto las encuestas como los primeros resultados garantizaban una amplia mayoría absoluta al partido. Pero la alegría no fue total hasta que el final del escrutinio consolidó los 40 escaños para Alfonso Rueda, quien desde Santiago de Compostela recibió una llamada por videoconferencia de Alberto Núñez Feijóo para felicitarle.

AUGE DEL BNG Y DEBACLE DEL PSOE

El BNG de Ana Pontón se queda sin poder gobernar pese a la mejoría de seis escaños experimentada respecto a las elecciones autonómicas de hace cuatro años, cuando superó al PSOE y consiguió posicionarse como la alternativa al PP.

El partido nacionalista sube de 19 a 25 diputados, pasa de 311.340 votos a más de 467.074 e incrementa el porcentaje de voto en más de siete puntos. Sin embargo, queda lejos del PP de Alfonso Rueda con 15 escaños menos.

Por el contrario, afianza su ventaja como principal fuerza de la oposición sobre el PSdG de José Ramón Gómez Besteiro, a quien supera en 16 parlamentarios y en más del doble de sufragios. Su crecimiento respecto a 2020 es evidente con 6 diputados añadidos, 155.734 votos nuevos y casi ocho puntos por encima del 19,38% logrado entonces.

Por el contrario, el PSOE sufre una debacle al caer de 14 escaños a 9, hundirse a 207.691 votos (-46.059) y descender de un 19,38% a poco más del 14% respecto a los comicios que se celebraron en plena pandemia.

El resultado de la formación socialista contrasta especialmente con el conseguido el pasado mes de julio en Galicia por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien fue la segunda fuerza más votada en esta comunidad con un 30% de votos y 486.000 votos. Ahora, se queda por debajo de la mitad en ambos casos.

El candidato del PSdG, José Ramón Gómez Besteiro, queda además por debajo de la barrera psicológica de los diez escaños al conseguir únicamente 9 diputados, lo que le deja en una situación minoritaria en la cámara regional para hacer oposición al gobierno del popular Alfonso Rueda y para comer espacio a la nacionalista Ana Pontón como líder de la oposición.

Durante las semanas de campaña, el PSOE alentó que Pontón era la verdadera alternativa para arrebatar la Presidencia de la Xunta al PP, como se pudo ver en el debate televisado por RTVE en el que evitó confrontar con la candidata del BNG, mientras ella se proclamaba como la próxima presidenta de la Xunta, y esa estrategia finalmente le ha pasado factura.

El PSOE podría haber conseguido diez diputados en el Parlamento de Galicia pero perdió uno de ellos en la provincia de Ourense por apenas 150 votos. No obstante, podría dar la vuelta a la situación si en el recuento de los votos de los residentes en el extranjero aventaja en esa misma cifra al PP.

LA SORPRESA OURENSANA

La sorpresa de estas elecciones la protagonizó Democracia Ourensana, la nueva formación política con la que concurría a las urnas Gonzalo Pérez Jácome y que consiguió entrar en el Parlamento de Galicia con un escaño “histórico”, según proclamó nada más consolidarse el escrutinio poco después de las diez de la noche.

Su éxito es hacerse un hueco en la cámara regional entre PP, BNG y PSOE para defender los intereses de su provincia gracias al apoyo de 15.312 vecinos, casi el 9% de quienes fueron a votar en Ourense.

Jácome es alcalde de Ourense y durante estos meses ha reafirmado que “Democracia Ourensana no es de derechas ni de izquierdas, sino de Ourense” e incluso que “pactaría con el diablo” con tal de conseguir inversiones para su tierra, porque “somos como los catalanes o los vascos, pero pobres”.

El mérito de Democracia Ourensana es mayor si se tiene en cuenta que ni Sumar ni Vox ni Podemos han logrado entrar en el Parlamento de Galicia y han conseguido un resultado en estas elecciones autonómicas muy por debajo de sus expectativas.

La formación de la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, la gallega Yolanda Díaz, ni siquiera ha llegado al 2% de los votos con apenas 28.171 papeletas que dejan sin escaño a Marta Llois, quien desde agosto fue portavoz de este partido en el Congreso de los Diputados.

Vox vuelve a quedarse fuera del Parlamento de Galicia en un nuevo intento por conseguir representación territorial en esta comunidad, pues apenas llega a 32.493 votos con el 2,19% de los sufragios. No obstante, fuentes de la formación liderada por Santiago Abascal destacaron aún así que su resultado es mejor que la suma de Sumar y Podemos en Galicia.

Porque la formación morada de los exministros Pablo Iglesias, Ione Belarra e Irene Montero decidió ir a estos comicios separado de Sumar y sufrió un gran varapalo al conseguir únicamente 3.854 votos en toda Galicia y verse superada incluso por el Pacma, con 5.373 papeletas.