Un nuevo ensayo clínico mejora la supervivencia de mujeres con cáncer de mama

La terapia con este fármaco funciona como un caballo de Troya, "engañando a las defensas enemigas" para que la quimioterapia pueda actuar
cancer
photo_camera El doctor Javier Cortés Castán es director del IBCC International Breast Cancer Center-Pangaea Oncology, en Barcelona. Foto del IBCC

Después de tres años en tratamiento con trastuzumab deruxtecán, más del 67% de las pacientes con cáncer de mama HER2-positivo metastásico o no operable, que han sido pretratadas de este subtipo tumoral, uno de los más agresivos de mama, siguen vivas. Este fármaco funciona como un caballo de Troya, "engañando a las defensas enemigas" para que la quimioterapia pueda actuar.

Además, se ha registrado una supervivencia global de 52 meses en pacientes tratadas con este fármaco, "la más larga reportada hasta ahora en este subtipo de cáncer de mama en fase metastásica pretratado", según los resultados del estudio "Destiny-Breast03" que publica este domingo la revista "Nature Medicine".

Su primer autor es el doctor Javier Cortés Castán, director del IBCC International Breast Cancer Center-Pangaea Oncology, en Barcelona. La "gran eficacia" de trastuzumab deruxtecán "ha quedado confirmada", a tenor de dicha investigación.

“Hemos mejorado de forma muy llamativa la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama HER2+ metastásico, no operable. Ya anticipamos que, con este fármaco, podríamos conseguir un gran control de la enfermedad, lo que se ha traducido en un aumento muy significativo de la supervivencia global”, explicó el doctor Cortés, quien, además, es director científico del IOB Madrid en el Hospital Beata María Ana, de Madrid.

El estudio "Destiny-Breast03" es un ensayo clínico de fase III, multicéntrico y randomizado que ha contado con 524 pacientes con cáncer de mama HER2+ metastásico o no operable, tratadas previamente con dos líneas de tratamiento en enfermedad avanzada.

El cáncer de mama metastásico HER2+ representa alrededor del 15% del total de los casos de cáncer mamario diagnosticados y se caracteriza por una elevada agresividad y alta capacidad de proliferación. Actualmente, las terapias dirigidas contra dianas, como el receptor HER2 de las células tumorales, permiten tratar este cáncer de forma más eficaz.

ENGAÑA A LAS "DEFENSAS ENEMIGAS"

El medicamento trastuzumab deruxtecán (T-Dxd) es un anticuerpo conjugado (ADC, por sus siglas en inglés) funciona como un “caballo de Troya”, ya que está diseñado para engañar a las “defensas enemigas”, cruzar las “murallas celulares” y, una vez dentro de estas, soltar a sus “soldados” para combatir el tumor desde dentro.

Este medicamento está compuesto por un anticuerpo o proteína (trastuzumab) que lleva en “la mochila” un tipo de quimioterapia oculta (deruxtecán), que las células tumorales no detectan.

El anticuerpo se une a una especie de antena, el receptor HER2, que se encuentra en la membrana de las células tumorales, entra en su interior y, una vez dentro, libera la quimioterapia para atacar y destruir a las células tumorales.

Este agente ya había demostrado una actividad antitumoral, sin precedentes, en pacientes con cáncer de mama metastásico HER2+ metastásico, según los resultados del ensayo clínico "Destiny-Breast03", multicéntrico, randomizado, de fase III, tras 12 meses de seguimiento, en los que se comparó trastuzumab deruxtecán a trastuzumab emtansina (T-DM1), hasta entonces el estándar de tratamiento.

"Los resultados fueron tan positivos que trastuzumab deruxtecán se aprobó en países como EEUU, Europa y Japón para pacientes con este subtipo tumoral avanzado tras el fracaso de un tratamiento previo o por recurrencia de la enfermedad y está ahora recomendado en las guías clínicas", concluyó el BCC.