La mitad de las empresas, sin protocolo ante el acoso pese a la obligatoriedad legal

El 36% de las mujeres trabajadoras perciben como deficientes las medidas contra el acoso laboral en su empresa
acoso-laboral
photo_camera El estudio explica que existen barreras en los pasos iniciales cuando se da un caso de acoso

El 49% de las empresas no cuenta con un protocolo para aplicar en casos de acoso pese a la obligatoriedad recogida en la Ley de garantía integral de la libertad sexual, conocida como ‘ley del solo sí es sí’, aprobada en 2022.

Así lo pone de relieve un estudio realizado por InfoJobs con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, en el que se explica que existe una “clara barrera” en los pasos iniciales cuando se da un caso de acoso, es decir, en la comunicación de medidas.

A continuación, la falta de un responsable designado o canal de denuncias (segundo paso) crea una barrera en la continuación del proceso a seguir en caso de acoso laboral en el lugar de trabajo.

En algunas de las medidas, como la existencia de un responsable o un canal de denuncias, la diferencia entre géneros es de hasta diez puntos porcentuales: tan solo el 35% de las mujeres lo afirma, frente al 46% de los hombres.

En esta línea, y siempre según InfoJobs, el 36% de las mujeres trabajadoras perciben como deficientes las medidas contra el acoso laboral en su empresa. Paradójicamente, este dato choca con el 60% de los hombres que sí las creen suficientes. En general, existe una sensación de incertidumbre acerca de las medidas implementadas, pues un tercio de los trabajadores no tiene claro si son eficaces o adecuadas.

PUESTOS DIRECTIVOS

Más allá del acoso laboral, el porcentaje de empresas en las que más del 50% de los directivos son mujeres creció en el último año cuatro puntos, hasta alcanzar el 28%. Pero, por el contrario, todavía un tercio de las empresas tienen menos de un 5% de mujeres al frente, mientras que en un 46% de compañías hay menos de un 20% de lideresas.

Finalmente, el estudios señala que la inteligencia artificial (IA) es una herramienta percibida por el 38% de los trabajadores como útil para reducir la desigualdad, cinco puntos más que el año pasado. Tan solo un 12% cree que puede aumentar las desigualdades y la discriminación.

A pesar de estos datos, hay que tener en cuenta que todavía existe aún un alto desconocimiento declarado sobre esta tecnología, pues el 25% de los trabajadores no lo tiene claro.