Lluvia en Semana Santa al principio en el norte y al final en el suroeste

calle Alfonso I de Zaragoza mojada por la lluvia
photo_camera Las precipitaciones quedarán acotadas este fin de semana sobre todo al tercio norte peninsular. Foto: Laura Trives

El tiempo estable y con temperaturas suaves se impondrá esta Semana Santa en la mayor parte de España, con singularidades como lluvia al principio en el norte y al final en el suroeste peninsular, más de 20 grados de diferencia entre el día y la noche en amplias zonas del interior, heladas de madrugada en muchas zonas de la mitad norte y nieve en las principales montañas.

“A lo largo de este primer fin de semana del mes de abril, coincidente, además, con el inicio de las celebraciones por Semana Santa, las temperaturas van a bajar en España y los termómetros, por lo tanto, van a alcanzar valores más normales para esta época del año que las temperaturas tan altas que hemos registrado días atrás”, según Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las precipitaciones quedarán acotadas este fin de semana sobre todo al tercio norte peninsular, aunque el sábado podrían extenderse a otros puntos de la mitad norte y de Baleares. Además, nevará a partir de unos 1.000 metros de altitud en la Cordillera Cantábrica, el norte del Sistema Ibérico y los Pirineos.

La predicción de la Aemet, recogida por Servimedia, indica que este sábado hará más calor en Murcia y Sevilla (30 grados), y más frío en Pamplona y Vitoria (13). El domingo calentará más en Huelva y Sevilla (27) y menos en Burgos y Segovia (13).

El Domingo de Ramos podría helar de madrugada en Palencia y Teruel (-1 grados), y Ávila, Burgos, León y Segovia (0).

LUNES A JUEVES

Por otro lado, Del Campo subrayó que entre el Lunes Santo y el Jueves Santo habrá “tiempo muy tranquilo, estable, sin apenas precipitaciones” en la mayor parte del país, aunque “con ambiente frío a primeras horas de la mañana”.

“Podrá haber incluso heladas nocturnas en puntos del interior de la mitad norte, pero durante las horas centrales del día los termómetros alcanzarán valores templados y podemos decir que habrá una gran amplitud de temperatura entre primeras horas de la mañana, cuando hará frío, y en las horas centrales del día, cuando las temperaturas serán más agradables. Por lo tanto, habrá que abrigarse a primeras horas y después habrá que quitarse capas”, explicó.

No obstante, serán ‘días de la cebolla’, expresión acuñada por Del Campo, puesto que habrá que vestir varias capas de ropa que conviene ir desprendiéndose o ponerse según el momento.

Así, helará de madrugada en numerosas áreas montañosas y páramos del centro peninsular, y suavizará más en las horas centrales del día. Las lluvias quedarán acotadas débilmente al extremo norte de la península.

El Lunes Santo helará de madrugada en León (-2 grados), Ávila (-1) y Segovia (0), al igual que el Martes Santo en León y Teruel (-3), Ávila y Cuenca (-1), y Palencia y Soria (0), y el Miércoles Santo en Teruel (-2), León (-1) y Palencia y Vitoria (9).

La amplitud térmica -es decir, la diferencia entre la temperatura diurna y la nocturna- será más acusada el lunes en León (21 grados de brecha, con -2 de madrugada y 19 de día) y el martes en León y Teruel (-3 y 20), Cuenca (-1 y 21), Huesca (1 y 22), Ourense (4 y 25), Córdoba (6 y 26), Salamanca (1 y 21) y Zamora (2 y 22).

Ese contraste se notará el miércoles sobre todo en Teruel (24 grados de amplitud térmica), León (23); Córdoba, Cuenca y Zamora (22); Badajoz, Granada, Palencia, Salamanca y Valladolid (21), y Logroño y Ourense (20).

Lo mismo ocurrirá el jueves en Córdoba (23 grados entre el día y la noche), Badajoz (22), Ourense (21) y León, Logroño, Palencia, Pamplona, Salamanca y Teruel (20).

VIERNES A DOMINGO

Desde el Viernes Santo aumenta la incertidumbre en el pronóstico, puesto que, según Del Campo, “podría acercarse una borrasca atlántica” que aumentaría la inestabilidad atmosférica en la península.

“A partir del Viernes Santo y durante el último fin de semana de la Semana Santa no podemos descartar que caigan algunos chubascos, sobre todo en el suroeste de la Península Ibérica, es decir, en puntos de Extremadura y de Andalucía occidental”, precisó.

Esa borrasca haría descender las temperaturas en el oeste peninsular, mientras que los termómetros marcarían valores más altos en el este. Y Canarias podría tener lluvias en el norte de las islas de mayor relieve.