Las uvas y el langostino congelado cuestan esta Navidad el doble que el año pasado

Imagen de una pescadería
photo_camera El marisco ha sufrido una considerable subida con respecto al año pasado

Los precios de la uva blanca y el langostino congelado, alimentos que figuran entre los productos más consumidos en las fiestas navideñas, doblan actualmente los registrados hace un año, a pocos días del inicio de las celebraciones.

Según los datos extraídos por Servimedia del panel de precios de la web de Mercasa, la uva blanca cuesta este año 3,27 euros por kilo, un 118% más que hace un año, cuando su precio era de 1,5 euros. Sin embargo, se ha abaratado un 7,8% desde principios de diciembre, cuando se vendía a 3,55 euros el kilo.

En el caso del langostino congelado , la subida con respecto al año pasado es del 113,75%, ya que ahora cuesta 34,20 euros por kilo, frente a los 16 euros de la Navidad de 2022. Además, este pescado se ha encarecido cerca de un 1% en el último mes, puesto que inició diciembre en los 33,91 euros por kilo.

Otros alimentos típicos de las fiestas que este año salen bastante más caros son la merluza fresca y congelada, el cochinillo o la lombarda. Así, esta verdura cuesta 0,67 euros por kilo, un 21,8% más que los 0,55 de hace un año y un 4,7%más que a principios de mes, cuando costaba 0,64 euros.

Por su parte, el kilo de merluza fresca está a 16 euros, un 52,4% más caro que hace un año cuando se vendía a 10,50 euros; el de merluza congelada a 8,50 euros, un 46,6% más costosa que cuando valía 5,80 euros, y el del cochinillo a 20,88 euros por kilo, precio un 23,7% superior a los 16,88 euros de la Navidad pasada.

Con respecto a hace un mes, el precio de estos tres alimentos se ha encarecido. El de la merluza fresca un 40,1% puesto que inició diciembre a 11,42 euros por kilo, el de la merluza congelada un 5,6% ya que lo hizo a 8,05 euros y el del cochinillo un 10,6% frente a los 18,88 euros de hace unas semanas.

También están más caros este año las gambas frescas, que cuestan 70,80 euros por kilo, un 18% más; la escarola, que se vende a 1,13 euros por kilo, un 13% más; el mejillón que se comercializa a 2,25 euros, un 7,1% más, y el besugo , que se encuentra a 48,30 euros, un 6% más caro.

Pese a estas subidas, hay otros productos navideños que este año están más baratos. Entre ellos, destacan la gamba congelada, el langostino fresco, el cordero lechal o el calamar congelado. El kilo de gamba congelada está a 18 euros, un 31,8% más barato que hace un año; el de langostinos frescos a 35 euros, un 6,1% menos caro; el de cordero lechal a 12 euros, un 4% menos, y el de calamar congelado a 5,49 euros, un 3,3% menos.

Por último, la piña cuesta un 1,7% menos que hace un año, en concreto 1,18 euros por kilo; y la cigala congelada no ha variado su precio, que es de 22 euros por kilo.