La sequía en España fue el noveno desastre climático mundial más costoso en 2023

Identifica los 20 episodios naturales más destructivos de este año, repartidos entre incendios forestales, tormenta, inundaciones y sequías
photo_camera Identifica los 20 episodios naturales más destructivos de este año, repartidos entre incendios forestales, tormenta, inundaciones y sequías

Así se recoge en el informe 'Contando el coste de 2023: un año de crisis climática', elaborado por Christian Aid, una organización internacional que trabaja para erradicar la pobreza en el mundo.

El trabajo, difundido este miércoles, identifica los 20 episodios naturales más destructivos de este año, repartidos entre incendios forestales, tormenta, inundaciones y sequías.

Según el director ejecutivo de Christian Aid, Patrick Watt, el análisis revela que “cuando se trata de la crisis climática, hay una lotería mundial de códigos postales que juega en contra de los pobres”.

La clasificación de los 20 desastres climáticos más costosos de 2023 incluye episodios en 14 territorios (Chile, China, España, Haití, Italia, Libia, Malawi, México, Myanmar, Nueva Zelanda, Perú, Vanuatu, el archipiélago estadounidense de Hawái y la isla estadounidense de Guam), algunos de ellos -por tamaño, geografía u otros factores- más propensos a experimentar catástrofes naturales.

La sequía que asoló España durante abril de 2023 -el abril más cálido y el menos lluvioso desde que la serie histórica nacional comenzara en 1961, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet)- ocupa el noveno puesto en la lista mundial, con un impacto económico cuantificado en unos 2.400 millones de dólares (2.180 millones de euros), lo que supone una media de 50 dólares (45 euros) por persona.

Esa estimación procede del paquete de apoyo gubernamental proporcionado en respuesta a la sequía, centrado en proporcionar nuevos suministros de agua y apoyo a los agricultores.

Antes de que gran parte de Europa experimentara un calor extremo durante el verano, algunas regiones españolas sufrieron una grave sequía en abril. España registró el comienzo de año más seco desde que 1961.

Ante la ausencia de lluvias, las autoridades de Cataluña, una de las regiones afectadas, impusieron restricciones en 22 localidades.

RÉCORDS DE CALOR

Ese episodio se vio exacerbada por temperaturas hasta 20 grados más de lo normal en abril. Esto contribuyó al estrés por sequía y los embalses acabaron abril con la segunda reserva de agua más baja en España desde 1995.

La sequía también coincidió con un calor inusual. Según un análisis de Servimedia a partir de datos de la Aemet, el episodio de temperaturas excepcionalmente altas de finales de mes fijó 60 récords históricos de calor en abril en 29 provincias, repartidas por numerosos puntos de la península e incluso en Baleares y tanto de día como de noche.

Córdoba llegó a 38,8 grados, el valor más alto jamás registrado en este mes en abril en la España peninsular desde al menos 1945.

Además de las restricciones en el uso del agua, la sequía causó menores rendimientos agrícolas, incluso en la importante cosecha de aceitunas, así como en peores cultivos de trigo y cebada.

No se registraron muertes debido a la sequía de abril, a pesar de las altas temperaturas y la falta de agua, pero unas 26.000 personas se vieron directamente afectadas por la imposición de una reducción del consumo de agua.

OTROS DESASTRES

Por otro lado, el ranking de desastres climáticos más costosos del año lo encabezan los incendios forestales de agosto en Hawái, con una media de 4.161 dólares por persona.

Por detrás se sitúan las tormentas registradas en Guam en mayo (1.455 dólares per cápita), Vanuatu en marzo (947) y Nueva Zelanda en febrero (468), así como las inundaciones en Nueva Zelanda en febrero (371), Italia en mayo (164), Libia en septiembre (105) y Perú en abril (66).

El coste medio de los 20 peores desastres climáticos asciende a más de 400 dólares por persona.

“Siendo 2023 el año más caluroso registrado, los efectos del cambio climático son más obvios que nunca”, según Watt, que agregó: “El coste humano de la crisis climática se ve cada vez más en hogares arrasados y vidas terminadas por inundaciones y tormentas, y cultivos y ganado perdidos por sequías. Este año fue, una vez más, devastador si se vive en un país climáticamente vulnerable”, agregó.

Watt urgió a los gobiernos a “tomar más medidas” para reducir las emisiones de gases que calientan el planeta y adaptarse a los efectos del cambio climático.

“Ningún rincón del mundo se salvó en 2023, con los seis continentes poblados representados en la lista. Incluso los países grandes con grandes poblaciones figuran en la lista de Christian Aid: Estados Unidos, China y México tienen poblaciones de más de 100 millones y, sin embargo, experimentaron desastres que costaron decenas de dólares per cápita, lo que significa miles de millones de dólares en el ámbito nacional”, recalcó Nushrat Chowdhury, asesora de políticas de justicia climática de Christian Aid en Bangladesh.

Audrey Brouillet, investigadora del Instituto de Investigación para el Desarrollo (Francia), subrayó que, “en muchos lugares del mundo, el cambio climático está haciendo que los fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones o sequías, sean más frecuentes e intensos”.

"En el futuro, esperamos que esta intensificación empeore debido a la continua quema de combustibles fósiles y a las emisiones de gases de efecto invernadero. Por encima de dos grados calentamiento (respecto a los niveles preindustriales), algunas regiones como el norte de África podrían experimentar sequías más intensas de hasta más del 50% de los valores conocidos. mientras que otras regiones como África Central experimentarán lluvias más intensas, de hasta un 70%", agregó Brouillet.