La OMS alerta contra los efectos del calor extremo en pacientes con enfermedades cardiovasculares, asma o diabetes

ola de calor
photo_camera Desde la OMS "estamos particularmente preocupados por las personas que sufren enfermedades de infecciones cardiovasculares"

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó este miércoles contra los efectos del calor extremo en enfermos cardiovasculares, o que presenten asma o diabetes.

Así lo puso de manifiesto el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, en rueda de prensa, quien destacó que "muchos países del hemisferio norte ahora están experimentando un calor extremo, impulsado por el patrón meteorológico de El Niño y el cambio climático". Además, manifestó que "hace dos semanas vimos el día más caluroso registrado".

Añadió que "el calor extremo cobra el mayor número de víctimas tales como las personas mayores, niños y los pobres y personas sin hogar y también ejerce una mayor presión sobre los sistemas de salud". "La exposición al calor excesivo tiene impactos de gran alcance para la salud que a menudo amplifican las condiciones preexistentes y provocan prácticamente la muerte y la discapacidad", aseguró, en declaraciones recogidas por Servimedia.

Para la doctora María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y del Ambiente en la OMS, los enfermos crónicos son los más afectados por las altas temperaturas. “Estamos muy preocupados por aquellos que son más vulnerables y claramente las olas de calor pueden impactar en todas esas enfermedades preexistentes". Añadió que en la Organización "estamos particularmente preocupados por las personas que sufren enfermedades de infecciones cardiovasculares, además de los pacientes de diabetes y asma".

"Nos preocupan los niños, las mujeres y los ancianos", por lo que instó a los Gobiernos a diseñar planes de emergencia climática. El objetivo es que cada país desarrolle "un sistema de vigilancia muy fuerte" para asegurarse de se identifica a las personas potencialmente vulnerables.

PLANES DE ALERTA

Por ello, en colaboración con la Organización Meteorológica Mundial, la OMS está apoyando a los países para desarrollar planes de acción contra de calor para reducir los impactos en la salud de la población, además de gestionar "sistema de alerta temprana" contra el calor extremo.

"Obviamente, los hospitales necesitan tener un sistema para estar preparados y las comunidades deben estar en comunicación con las autoridades locales", afirmó la directora del Departamento de Salud Pública, quien recomendó medidas sencillas como "evitar el deporte" en las horas más cálidas del día.

La prioridad expresada por la doctora Neira es "cuidar a los más vulnerables", además de poner en marcha medidas de emergencia contra las olas de calor. "Debemos estar muy bien preparados para reconocer los síntomas del golpe de calor y evitar la exposición al calor extremo".

"Pero también necesitamos descarbonizar las sociedades a medio y largo plazo, mejorando los diseños urbanísticos", advirtió Neira, ya que "el cambio climático está aumentando la frecuencia, la intensidad y la duración de esas olas de calor". Por ello, abogó por lograr que haya zonas refrigeradas en las ciudades, "para que los colectivos vulnerables puedan llevar una vida más o menos normal".