La hoja de rescate de los vehículos, un elemento que salva vidas pero desconocido entre el 85% de los españoles

hoja de rescate
photo_camera La hoja de rescate debe colocarse en el parasol del asiento del conductor. Foto: RACE

Cerca del 85% de los conductores españoles desconoce qué es la hoja de rescate de los vehículos, esto es, un documento impreso -normalmente en formato A4- en el que figuran las características técnicas e instrucciones para los bomberos respecto de la seguridad que ayuda y facilita la salida de los ocupantes del coche en caso de siniestro vial.

Esa es la principal conclusión de un estudio elaborado por la Fundación CEA y Asitur, y presentado este miércoles en Madrid por Octavio Ortega, experto en seguridad vial y movilidad sostenible. La hoja de rescate facilita a los bomberos el acceso al vehículo siniestrado con mayor diligencia y rapidez, puesto que los coches, incluso siendo el mismo modelo, difieren en las protecciones si el año de fabricación es diferente.

Por tanto, ayuda a salvar vidas porque incluye instrucciones de los componentes clave del vehículo, las zonas complicadas y los lugares por donde se puede cortar fácilmente para excarcelar a pasajeros atrapados. Se trata de un documento que elaboran los fabricantes desde hace varios años, sin que ello sea obligatorio aún.

SOLO UN 15% LA LLEVAN

El estudio, basado en una encuesta contestada por 828 conductores residentes en España, mayor de edad y con permiso de conducir al menos de clase B, indica que apenas un 15% de las personas sondeadas conoce qué es la hoja de rescate, mientras que un 77% no y un 8% ha oído hablar de ella sin recordar de qué se trata.

Entre quienes contestaron conocer la hoja de rescate, más de la mitad desconocían dónde colocarla, ya que solo un 45% señalaron correctamente que en el parasol situado frente al asiento del conductor. Además, apenas un 15% aseguraron que llevaban el documento en su vehículo y el 82% de los conductores que no tenían el documento desconocían dónde solicitarlo. Por otro lado, el 93% de los conductores encuestados consideró útil que los equipos de asistencia dispongan de información técnica sobre las características de los vehículos.

El 61% desconoce la forma adecuada de remolcar su vehículo, y un 13% no sabe que hay diferentes formas de hacerlo. Sin embargo, estos porcentajes varían para los que conocen la hoja de rescate (un 33% y un 37%, respectivamente). Algunos vehículos solo pueden ser remolcados con el tren delantero o trasero apoyado en el suelo y otros deben transportarse en una plataforma sin ninguna rueda rodando.

El 95% de los conductores señala que los servicios de asistencia deben tener conocimientos técnicos sobre la situación de los elementos técnicos del vehículo para asistir a las personas heridas y remolcar correctamente el coche siniestrado.

RECOMENDACIONES

Respecto a si el peligro durante la asistencia tras un siniestro aumenta en los vehículos híbridos o eléctricos, un 76% afirma que sí, porcentaje que aumenta al 85% entre quienes conocen la hoja de rescate. Por otro lado, el 64% considera que los airbags pueden ser peligrosos tras un siniestro grave, una cifra que aumenta a casi un 80% entre los conductores que saben qué es la hoja de rescate.

Y el 58% cree que llevar la hoja de rescate en el coche puede disminuir el tiempo de rescate de personas en un siniestro y ayuda a salvar vidas, lo que cree el 96% de quienes llevan ese documento en su vehículo.

A la luz de los resultados de este estudio, la Fundación CEA y Asitur reclaman a los fabricantes que entreguen la hoja de rescate junto con el manual del vehículo en el momento de la venta, al Ministerio de Industria que cree una web pública y gratuita donde los conductores pueden descargarse el documento, y a las autoridades de tráfico (DGT, Servei Català de Trànsit y Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco) que difundan campañas de concienciación sobre la importancia y utilidad de ese documento.