La DGT espera 7,8 millones de viajes por carretera en el puente de la Constitución y la Inmaculada

tráfico
photo_camera Esa previsión supone un 17,1% más respecto a los viajes reales de ese puente del año pasado

La Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha entre las 15.00 horas de este martes y la medianoche del domingo 10 de diciembre un dispositivo especial por el puente de la Constitución y la Inmaculada, periodo para el que espera que se produzcan 7,83 millones de desplazamientos por carretera.

Esa previsión supone un 17,1% más respecto a los viajes reales de ese puente del año pasado y un 10% más si se compara con el de 2017, último año en que los días festivos coincidieron en miércoles y viernes, según informó este lunes la DGT.

Para dar cobertura a todos estos desplazamientos, que afectarán sobre todo a las carreteras cuyo destino sean las zonas de montaña para la práctica de deportes de invierno y otras zonas turísticas de descanso y de segunda residencia, Tráfico tiene preparado un operativo especial que incluye medidas de regulación, ordenación y vigilancia que garanticen la movilidad y la fluidez en las carreteras y, al mismo tiempo, velen por la seguridad vial.

El operativo cuenta con la máxima disponibilidad de medios de la DGT, tanto humanos (agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, personal funcionario de los ocho Centros de Gestión de Tráfico y personal encargado del mantenimiento de equipos y de la instalación de medidas en carretera, además del personal de los servicios de emergencias) como materiales (780 radares fijos -92 de ellos de tramo-, 545 radares móviles, 245 cámaras y 15 furgonetas camufladas para controlar el uso de móvil y del cinturón de seguridad).

La DGT dispone también de helicópteros y drones para la vigilancia desde el aire, y de vehículos y motos sin rotular que circularán por todo tipo de vías con el fin de comprobar el correcto comportamiento de los conductores.

PREVISIONES Y MEDIDAS

Al celebrarse las festividades en miércoles y viernes, esto hará que la salida de los grandes núcleos urbanos tenga lugar en dos fases. La primera y más significativa, el martes (entre las 17 y las 22 horas) y el miércoles (de 10 a 14 horas) por el inicio del periodo del puente. Y la segunda, el jueves (entre las 18 y las 22 horas) y el viernes 8 (de 9 a 14 horas), por el comienzo del segundo día festivo y del fin de semana.

Por su parte, el retorno estará centrado principalmente en el domingo, principalmente entre las 16 y las 23 horas.

En el resto de días intermedios, además de los viajes de largo recorrido, se producirán también movimientos cortos en sentido alterno salida-entrada coincidiendo con los días festivos.

Para favorecer la circulación en las zonas más conflictivas en cada uno de estos seis días, la DGT ha previsto, entre otras medidas de regulación y ordenación, la instalación de carriles reversibles y adicionales con conos en las horas de mayor afluencia circulatoria y el establecimiento de itinerarios alternativos.

Asimismo, se paralizarán las obras en las carreteras, se limitará la celebración de pruebas deportivas y otros eventos que supongan la ocupación de la calzada y se restringirá la circulación de camiones, en general, y a los que transportan determinadas mercancías en ciertos tramos, fechas y horas.

REGLAS BÁSICAS

Por otra parte, la DGT recomendó a los conductores poner a punto el coche con una revisión que garantice que todos los elementos resisten las condiciones ambientales más severas que implican las bajas temperaturas: frenos, alumbrado, neumáticos, etc.

Además, aconsejó planificar el viaje por la ruta más segura para evitar imprevistos e informarse del estado de las carreteras a través de las cuentas de X @informacionDGT y @DGTes, los boletines informativos en radio y televisión, así como en el teléfono 011.

Y recordó que deben evitar las distracciones, poner el móvil en modo avión, llevar puesto el cinturón de seguridad y bien anclados los menores en sus sistemas de retención infantil, respetar la velocidad establecida en la vía y adaptarla a las condiciones de la misma, y no ponerse al volante si se ha ingerido alcohol u otras drogas.