Illa gana ampliamente en Cataluña

El Partido Socialista de Salvador Illa ha ganado este domingo las elecciones autonómicas en Cataluña con 42 escaños y podrá gobernar al frente de la Generalitat si suma el apoyo en la izquierda de Esquerra Republicana y los Comunes
illa
photo_camera El Partido Socialista ha conseguido 42 escaños

El Partido Socialista de Salvador Illa ha ganado este domingo las elecciones autonómicas en Cataluña con 42 escaños y podrá gobernar al frente de la Generalitat si suma el apoyo en la izquierda de Esquerra Republicana y los Comunes. Juntos alcanzan de manera raspada los 68 diputados que otorgan la mayoría absoluta en el Parlamento regional.

El escrutinio de los comicios ha sido de lo más ajustado hasta el último momento y ha provocado que los candidatos esperasen a casi las once de la noche para salir a valorar el resultado, ya que la mayoría absoluta de izquierdas estuvo bailando todo el tiempo y sólo con el 95% del recuento de votos ha acabado consolidándose gracias a un escaño arrebatado por el PSC a Junts en la provincia de Lleida.

El PSC de Salvador Illa ha mejorado su resultado de 2021 al ascender de 33 a 42 representantes gracias a un crecimiento de casi el 5% y a 212.000 votos arrebatados a otras formaciones, principalmente en la izquierda. De hecho, los socialistas son los más votados en las provincias de Tarragona y Barcelona, en esta última con diez puntos de ventaja sobre Junts y más del doble de papeletas que ERC.

Hace tres años, Illa también ganó en las urnas pero empató con los republicanos y se quedó sin el poder porque Pere Aragonés prefirió una alianza independentista con Junts para conformar un gobierno de coalición. Ahora, el PSC tiene más cerca gobernar pero deberá convencer a los otros partidos izquierdas para que le invistan presidente.

De momento, la cabeza de lista de los Comunes, Jessica Albiach, ha apuntado por esa posibilidad al comparecer tras el escrutinio convencida de que esa mayoría de izquierdas es posible. Aragonès, por su parte, ha reconocido que el resultado había sido “muy malo” para sus intereses tras tres años de gestión al frente de la Generalitat y ha sugerido su pretensión de no formar un Gobierno con el PSC, sino trabajar desde "la oposición".