El gran consumo reclama que las protestas del campo no paralicen la libre circulación de mercancías y personas

Algunas compañías reportan retrasos e incidencias en las entradas y salidas de sus plataformas en Cataluña, Madrid, Castilla y León o Levante
tractores
photo_camera Las organizaciones han instado a todas las partes implicadas a a dialogar

Las organizaciones de la cadena de valor del gran consumo, que conforman la industria y la distribución, han subrayado la importancia de que las movilizaciones y manifestaciones llevadas a cabo por los agricultores en diferentes puntos del país “no se llevan a cabo a costa de paralizar la libre circulación de mercancías y personas como ya está sucediendo”.

Según ha señalado este miércoles en un comunicado conjunto Aecoc, ACES, Anged, Asedas y FIAB, algunas compañías “reportan ya retrasos e incidencias” en las entradas y salidas de sus plataformas en Cataluña, Madrid, Castilla y León o Levante, entre otras zonas, si bien “no se prevén problemas de abastecimiento a los puntos de venta”.

Las organizaciones de la cadena de valor del sector han mostrado su respeto al derecho del sector primario a trasladar sus reivindicaciones a las autoridades competentes, pero consideran que éstas “no pueden llevarse a cabo perjudicando a otros colectivos, como el del transporte de mercancías, o el conjunto de la sociedad”.

En ese sentido, han subrayado que las organizaciones que integran a los diferentes eslabones de la cadena de valor (sector primario, industria y distribución alimentaria) “llevan ya mucho tiempo alertando del gran impacto que, para todos los operadores, tiene la presión regulatoria tanto a nivel europeo como nacional, especialmente en el actual contexto de inflación”.

Ante la situación actual, las organizaciones consideran que “si bien todas las reivindicaciones son legítimas no lo son todas las formas para tratar de alcanzarlas”. Por ello, han hecho un llamamiento a las autoridades competentes, incluido el ministro del Interior, “para que tomen las medidas necesarias a fin de garantizar la libre circulación de personas y mercancías”.

Las organizaciones han instado a todas las partes implicadas a “trabajar, desde el diálogo y la colaboración, en la búsqueda de propuestas de futuro destinadas a compatibilizar el desarrollo económico, el equilibrio medioambiental y el bienestar ciudadano”.