Feijóo y Sánchez llegan a un principio de acuerdo para renovar el CGPJ con Europa de "supervisor"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el jefe de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, en el Congreso. Foto: Pool de Moncloa.
photo_camera El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el jefe de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, en el Congreso. Foto: Pool de Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el jefe de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, han alcanzado un principio de acuerdo para que la Comisión Europea supervise las negociaciones y el eventual pacto para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "con perfiles independientes" y cambiar la ley que regula el sistema de elección de los integrantes del órgano de gobierno de los jueces.

Feijóo ha anunciado este acercamiento en la rueda de prensa posterior a su reunión con Sánchez en el Congreso, y ha avanzado que el jefe del Ejecutivo se mostró dispuesto a aceptar esta solución con Bruselas de "supervisor". Posteriormente, la portavoz del Gobierno y ministra de Educación, Formación Profesional y Deportes, Pilar Alegría, ha confirmado que Europa "mediará y verificará" las negociaciones.

El sistema de trabajo propuesto por Feijóo pasa por celebrar reuniones a tres en España, en las que participarán “autoridades públicas comunitarias y de perfil incontrovertible”. Bruselas ha dado su visto bueno a este método en "los sondeos discretos" que le ha hecho el PP y ahora deberá elegir quién lidera la mediación.

Sobre la posibilidad de que sea el comisario de Justicia, Didier Reynders, Feijóo afirmó que sería "muy procedente" porque conoce "muy bien" el asunto y "ha advertido al Gobierno" y "al Partido Popular de sus incumplimientos", pero avanzó que avalará la designación de Bruselas sea cual sea. Alegría se pronunció en una dirección similar y ratificó el “absoluto respeto" del Ejecutivo "a lo que la Comisión Europea traslade y decida".

El PP, por su parte, mantendrá a su vicesecretario de Relaciones Institucionales, Esteban González Pons, al frente de las negociaciones y el PSOE hará lo propio con el ministro de Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes, Félix Bolaños, a pesar de la desconfianza que tiene Feijóo hacia él.

"No es la persona indicada. ¿Por qué? Porque simplemente nos mintió y cuando un interlocutor te miente es muy difícil retomar la confianza", declaró Feijóo, que hizo alusión así a las negociaciones infructuosas de hace un año. "El presidente del Gobierno me dio malas noticias […] pero mi forma de trabajar no es vetar a personas que el presidente del Gobierno ha considerado que merecen ser ministros", añadió.

El PSOE, en cambio, niega la mayor y achaca el fracaso de las conversaciones a "la presión mediática" y de los barones del PP que, presuntamente, sufrió Feijóo entonces. "Esa fue la verdadera razón por la que, una vez más, rompieron el acuerdo y siguen manteniendo su bloqueo a la renovación hasta el día de hoy", han indicado fuentes socialistas.

SIMULTANEIDAD O NO

Al choque por el relato se le puede sumar otro por los tiempos, ya que el PP insiste en que la reforma del sistema de elección de los jueces se tiene que hacer de forma simultánea a la renovación del CGPJ, mientras el Ejecutivo mantiene que la modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial se debe abordar a posteriori de la elección de los nuevos vocales.

"Conocen nuestro planteamiento", avanzó Feijóo. "Hacer un proyecto de ley, acordar ese proyecto de ley, se firma y se tramita. Se puede hacer de forma simultanea, rápida y supervisada por la Comisión Europea. Este es el modelo que le he planteado y es un modelo que de entrada me ha dicho que sí. En todo caso, esperemos a ver lo que dice la rueda de prensa de la portavoz del Gobierno", ha declarado.

Alegría, sin embargo, incidió en que el acuerdo que PSOE y el PP acordaron fue renovar primero el CGPJ y posteriormente aprobar la reforma de la ley orgánica "para consolidar la independencia aún más del Poder Judicial”. Este acuerdo es un “buen punto de partida” para el Gobierno y “recoge las propuestas que ha trasladado ya la Comisión Europea”.

El PP coincide con La Moncloa y admite que el acuerdo que alcanzaron en octubre de 2022 –y que no prosperó por la reforma del delito de sedición que el Gobierno acordó con ERC– tiene "toda la vigencia", aunque el escollo estará en ver si la reforma de la ley del Poder Judicial se hace de forma simultánea o no.

REFORMA DEL REGLAMENTO

Ante las comparaciones entre el papel de Bruselas de “supervisor” con el mediador de las negociaciones entre PSOE y Junts en Suiza, Feijóo admitió que comprende que se hagan "similitudes de esta naturaleza", pero pidió "respeto" por la Comisión Europea "porque es una institución española a la que hemos transferido buena parte de nuestra soberanía", y sería un error "equiparar" a Bruselas con "un mediador salvadoreño especializado en bandas armadas".

Asimismo, justificó esta solución en que la oposición tiene "muy difícil" confiar en el Gobierno, puesto que ni los socios parlamentarios de Pedro Sánchez "se fían de él".

Por último, Feijóo ha pedido a Sánchez dar marcha atrás con la Ley de Amnistía, paralizar las tres comisiones de investigación que "persiguen menoscabar el crédito de los jueces y magistrados" e impulsar una reforma del Reglamento del Congreso "para que prohíba expresamente que los profesionales de la Justicia sean llamados a comparecer en comisiones de investigación". Según Feijóo, el Gobierno ha condicionado este último punto a que haya un acuerdo definitivo para renovar el CGPJ.

“NORMALIDAD INSTITUCIONAL”

Por su parte, Alegría ha valorado “positivamente” que el PP “se abra” a la posibilidad de un acuerdo para renovar el CGPJ tras “cinco años de incumplimiento de la Constitución” y subrayó que “todo lo que sea restablecer la normalidad institucional” y que este partido “cumpla con la Constitución” será “más que bienvenido”.

En este sentido, ha señalado que “todos somos conscientes” de la “anomalía democrática” que sufre el CGPJ, con un mandato “caducado” de más de “1.800 días” por el “bloqueo del PP”. Es “evidente”, por tanto, que es una “reforma urgente”. Así, defendió que es una “buena noticia” que “por fin” se pueda “recuperar esa normalidad institucional” en el CGPJ.

Ha recordado que que hace un año, PSOE y PP acordaron la renovación del CGPJ, un acuerdo que, repitió, es “absolutamente respetuoso” con las “recomendaciones” de la Comisión Europea. Por ello, se mostró convencida de que este acuerdo es un “magnífico punto de partida” y aseguró que es “positivo” que la Comisión Europea asuma un papel de “mediador y verificador” si “con ello desatascamos” esta situación de “anomalía”.

DEFENSA DE BOLAÑOS

A su vez, haciendo alusión a las críticas de Feijóo sobre Bolaños, dijo que si “realmente” su partido “por una vez quiere avenirse a esta fórmula” del “diálogo”, lo “primero que tiene que hacer es ser respetuoso con las personas que van a acordar y abordar” los temas con los populares.

Lo que siempre han dicho los populares es que Bolaños negó a Pons que se estuviera negociando una reforma del delito de sedición con ERC, a la vez que la renovación del CGPJ con el PP. Y que una vez que Sánchez confirmó a Feijóo que sí era así, el acuerdo saltó por los aires.

Ahora, ante los "reiterados señalamientos " del PP a Bolaños, desde Ferraz defendieron que el presidente del Gobierno habló públicamente de la necesidad de reformar el Código Penal una semana antes de que las negociaciones fracasaran, y recordó que la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, afirmó en una entrevista que la sedición no afectaría a esas negociaciones y que eran temas independientes.

ACORDARON 32 NOMBRES

El acuerdo para la renovación se cerró por completo el 26 de octubre, según el PSOE, con 32 nombres (20 vocales titulares y 12 suplentes) y una proposición de ley de reforzamiento de la Justicia. "Es decir, el acuerdo se alcanzó cuando el PP ya conocía –y se le había preguntado por ello– que la reforma de la sedición estaba encima de la mesa", relataron desde el PSOE. Un día después, el PP lo rompió y justificó su decisión en el delito de sedición.

"La realidad es que la presión mediática, unida a la que ejercían sobre el recién elegido señor Feijóo, algunos barones y baronesas de su partido, como la señora Ayuso, con declaraciones públicas en contra, provocaron la no renovación. Esa fue la verdadera razón por la que, una vez más, rompieron el acuerdo y siguen manteniendo su bloqueo a la renovación hasta el día de hoy", han indicado desde Ferraz.

"Repetir una mentira no la convierte en verdad y la realidad es que la no renovación en octubre de 2022 nada tiene que ver con el señor Bolaños (que siempre agradece cualquier mención del PP), sino que obedeció a las presiones que padeció el propio Feijóo. Evidentemente, el debate de la reforma de la sedición era público y los hechos y las declaraciones de todos lo acreditan", han indicado.