España ardió el doble por incendios antes del verano respecto a la media de la década

Este año está siendo el peor del decenio en superficie calcinada por el fuego
photo_camera Este año está siendo el peor del decenio en superficie calcinada por el fuego

Los incendios forestales calcinaron este año 48.208,56 hectáreas en España hasta el pasado domingo 18 de junio, poco antes del inicio del verano astronómico, lo que supone el doble respecto a la media del último decenio.

Según los datos provisionales proporcionados por las comunidades autónomas al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, recogidos por Servimedia, la media de superficie calcinada por el fuego entre el 1 de enero y el 18 de junio durante la última década es de 24.018 hectáreas.

Este año está siendo el peor del decenio en este aspecto, por delante de 2017 (46.848,72 hectáreas) y 2019 (42.374,18). En cambio, los mejores siguen siendo 2016 (8.692,92), 2013 (8.788,00) y 2018 (9.101,10).

Hasta el pasado 18 de junio se registraron 4.514 siniestros forestales, de los que 1.657 fueron incendios (que arrasaron al menos una hectárea) y 2.857 resultaron ser conatos (con menos de una hectárea quemada).

De las hectáreas arrasadas, que abarcan un 0,173% del territorio nacional, un total de 2.858,12 corresponden a vegetación herbácea (pastos y dehesas) y el resto a vegetación leñosa, concretamente 35.309,44 hectáreas de matorral y monte abierto, y 10.041,01 de superficie arbolada.

ZONAS GEOGRÁFICAS

Por otro lado, el noroeste peninsular (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y las provincias de León y Zamora) concentró un 47,78% de los incendios y conatos forestales entre el 1 de enero y el 18 de junio, mientras que el resto de los siniestros se repartieron entre las comunidades interiores (concretamente, las provincias de las regiones no costeras, salvo León y Zamora), con un 30,40%; el Mediterráneo, con un 21,50%; y Canarias, con un 0,32%.

En cuanto a la superficie forestal arrasada por el fuego, el 80,06% pertenece al noroeste; un 10,61% al área mediterránea; un 9,32% a las comunidades interiores, y un 0,01% a Canarias.

La mayor cantidad de superficie arbolada arrasada por el fuego se produjo también en el noroeste (56,23%), por delante del área mediterránea (30,55%), las comunidades interiores (13,20%) y Canarias (0,02%).