El SMI subirá este año un 5%, hasta los 1.134 euros, tras un acuerdo entre Gobierno y sindicatos

Un trabajador con carro con carga
photo_camera El SMI está ahora en 1.080 euros por 14 pagas, por lo que la subida será de 53 euros al mes

El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) experimentará una subida este año del 5%, hasta los 1.134 euros por 14 pagas, después de que el Ministerio de Trabajo haya alcanzado un acuerdo con UGT y CCOO que fue rechazado por la patronal.

Así lo ha anunciado el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, tras reunirse con sindicatos y patronal. El SMI está ahora en 1.080 euros por 14 pagas, por lo que la subida será de 53 euros al mes.

Se trata de la cuarta reunión formal desde que se inició la negociación en diciembre y la segunda esta semana. En el encuentro del pasado lunes, el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, avisó a la CEOE de que si no accedía a llegar a un pacto para elevar el salario mínimo interprofesional (SMI) un 4% para 2024, el Ejecutivo aprobará una revalorización mayor para alcanzar un consenso con los sindicatos.

“Quien no entra a un acuerdo, normalmente paga las consecuencias de no hacerlo”, aseveró el ‘número dos’ de Yolanda Díaz en el Ministerio de Trabajo y Economía Social. “El Gobierno vuelve a decir que en torno al 4% es una subida lo suficientemente equilibrada para conseguir este acuerdo tripartito”, incidió Pérez Rey, quien aclaró con “absoluta rotundidad” que “si no alcanzáramos un acuerdo sobre el 4% y la patronal no se aviniera, el Gobierno se desvincula de esa cifra y buscará un acuerdo bipartito y que obviamente no podrá estar ya en el 4%”.

Los sindicatos proponían subidas de al menos el 5%, pero cuando el Ministerio de Trabajo planteó como punto intermedio el 4%, se abrieron a firmar esa cifra si era con la CEOE en el pacto.

La cifra no era el principal problema para el pacto este año, ya que la propuesta inicial de la patronal pasaba por una revalorización del 3% y un 1% más a posteriori en función de la evolución de la inflación. Pero ello estaba supeditado a que el Gobierno indexara los incrementos del SMI al coste de los contratos públicos que se vieran afectados por este indicador, así como la aprobación de una bonificación del 20% de las cotizaciones a las empresas del sector del campo.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se mostró receptiva a la petición de los contratos públicos pero la vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, rechazó de plano la medida. Ello alejó la posibilidad de que la patronal apoye el alza del 4%, ya que ponía como condición indispensable este aspecto.

Los sindicatos apoyaron la solicitud de la CEOE sobre contratos públicos pero precisaron que la desindexación del SMI de los contratos públicos fue una medida adoptada en 2015 por el Gobierno del PP, con mayoría absoluta. Además, creen que se debe abordar en otra mesa de negociación futura, al margen de la subida del SMI de este año.