El mismo aceite de oliva virgen extra es hasta un 75% más caro que hace un mes en el mismo súper

precio aceite de oliva
photo_camera De los 345 precios de aceites de oliva virgen y virgen extra recogidos en este estudio, 126 se han encarecido con respecto al precio que tenían a principios de septiembre

El mismo aceite de oliva virgen extra es hasta un 75% más caro que hace un mes en la misma cadena de distribución y cuatro de cada diez aceites han subido de precio entre septiembre y octubre.

Así lo denunció este jueves el secretario general de Facua-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, en una rueda de prensa en la que expuso los principales resultados de un análisis comparativo llevado a cabo por la asociación sobre 345 precios de 70 marcas diferentes de aceites de oliva virgen o virgen extra, en formatos de plástico, cristal, lata o spray, a la venta en Mercadona, Dia, Hipercor, Alcampo, Lidl, Aldi, Eroski y Carrefour.

Tras puntualizar que la toma de precios tuvo lugar el 3 y 4 de septiembre y el 3 de octubre, Sánchez explicó que la mayor subida se ha dado en la garrafa de plástico de 5 litros de virgen extra Carbonell, que se vende a comienzos de octubre en Carrefour un 74,8% más cara que hace un mes. A principios de septiembre estaba en oferta a 36,95 euros, mientras que ahora cuesta 64,59 euros, casi 28 euros más, con un incremento de 5,53 euros por litro, mientras en Alcampo se vende por 49,99 euros, un 6,3% más que hace un mes, y en Hipercor, por 46,95 euros, con una subida del 6,8%.

En segundo lugar en el ranking de subidas en un solo mes está la garrafa de plástico de 5 litros de virgen extra Picual Fuente Sierra en Alcampo, donde ha pasado de costar 23,81 a 39,99 euros y es un 68% más cara, con 16,18 euros de variación que representan un incremento de 3,24 euros por litro.

En el tercer puesto se encuentran las garrafas de 1 litro de Carbonell virgen extra 100% Hojiblanca, Arbequina y Picual en Hipercor, que en septiembre se vendían por 9,32 euros y ahora, por 14,50 euros. Esto representa un 55,6% más y se traduce en 5,18 euros de diferencia.

UN 56% DE DIFERENCIA SEGÚN EL SÚPER

La mayor diferencia de precios entre una misma marca según el establecimiento donde se vende se encuentra actualmente en la botella de plástico de 1 litro de aceite virgen extra Carbonell 100% Hojiblanca, que va desde los 9,31 euros en Alcampo hasta los 14,50 euros en Hipercor, lo que supone una diferencia del 55,7% y 5,19 euros/litro.

La segunda mayor variación se da en la garrafa de plástico de 5 litros de virgen extra Maestros de Hojiblanca, que se vende por 41,50 euros en Alcampo frente a los 64,59 euros de Carrefour, donde es un 55,6% más cara (23,09 euros de diferencia, que son 4,62 euros por litro).

En tercer lugar está la botella de plástico de 1 litro de virgen extra Coosur Hojiblanca, que se vende por 8,68 euros en Alcampo y por 11,99 euros en Hipercor, un 38,1% más cara (3,31 euros).

SUBEN CUATRO DE CADA DIEZ ACEITES

En paralelo, Sánchez explicó que, de los 345 precios de aceites de oliva virgen y virgen extra recogidos en este estudio, 126 se han encarecido con respecto al precio que tenían a principios de septiembre (el 36,5%), mientras que 39 de ellos han bajado (el 11,3%) y los 180 restantes (el 52%) se venden al mismo precio.

Por supermercados, en Hipercor se han encarecido 32 de los 65 aceites contemplados en este estudio (el 49,2%), en Carrefour, 28 de los 59 productos analizados cuestan más que hace un mes (el 47,4%) y en Eroski son 27 de los 67 aceites de la muestra (el 40,2%).

En el lado opuesto está Mercadona y Lidl, que mantienen el mismo precio en sus aceites de oliva con respecto al que tenían a principios de septiembre y en Dia y Aldi solo se ha registrado el encarecimiento de un producto sobre una muestra de 22 y seis precios, respectivamente.

A la luz de estos resultados, Sánchez extrajo la “conclusión” de que “hay quien hace sus deberes y quien no”, consciente de que, cuando se dan incrementos de precios “fruto de malas cosechas, de coyunturas internacionales, de intentar evitar la ruina para algunos sectores, los consumidores tenemos que asumir pagar un producto más caro”. “Pero es absolutamente inaceptable que, en una coyuntura donde se ha prohibido aplicar aumentos de márgenes por real decreto, se aumenten y el Gobierno no haga absolutamente nada”, sentenció.

Por esta razón, volvió a exigir al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que lleve a cabo un “mayor control” de la cadena de producción e investigue si existe “especulación” por parte de las grandes cadenas de distribución u otros intermediarios a la hora de aplicar márgenes de beneficio a estos productos y criticó que el Ministerio de Consumo “no reacciona” ni está haciendo “absolutamente nada por investigar” al respecto para “proteger a los consumidores de subidas ilegales de precios” y no multe a empresas que “se saltan alegremente la legislación”.