El gasto en la cesta de la compra sube un 12%

Una mujer sostiene un carrito de la compra en un supermercado
photo_camera La alimentación supuso el mayor desembolso para los españoles el mes pasado

Las ventas totales de bienes de consumo en las cestas de la compra españolas en el mes de agosto se incrementaron un 12% respecto a lo que los consumidores gastaron un año antes. Además, el volumen experimentó un ascenso del 2,7%, al tiempo que los precios registraron una subida del 9,1%.

Así lo desvelan los últimos datos publicados este martes por la consultora NIQ y según los cuales, de nuevo, la alimentación supuso el mayor desembolso para los españoles el mes pasado, con un incremento en las ventas en valor del 13,8%, aunque también fue la categoría que experimentó mayor repunte de la demanda, con un aumento del 4,1% de las ventas en volumen.

Por su parte, tanto droguería y perfumería como bebidas registraron alzas “más moderadas” en las ventas en valor de un 9,7% y un 8,8%, respectivamente, y, mientras que bebidas subió su demanda en un 1,3%, droguería y perfumería incrementó sus ventas en volumen en un 2,2%.

En el ranking de categorías más demandadas se encuentran algunos productos asociados al verano, como el tratamiento facial, que avanzó en volumen de ventas un 21%; la protección solar, que lo hizo un 13,7%; los productos dietéticos, con un 13,1% más y los insecticidas, con un 7,6% de ascenso.

En paralelo, también resaltan artículos asociados a comidas y aperitivos estivales como el queso rallado, con un aumento en la demanda de un 15,2%; los quesos blancos pasteurizados, con un 11,8% más; los quesos de pasta blanda, con un 10,4% más; los frutos secos, con una subida del 9,5%; las aceitunas y encurtidos, con un repunte del 8,5%; el queso fresco, con un 8,1% más o el queso fundido, con un 7,7% más.

Por el contrario, entre las categorías menos demandadas figuró la de parafarmacia de gran consumo, que cayó un 20%; la de los quesos tipo ‘petit’, que recortaron sus ventas en volumen en un 14% o la de los productos de limpieza de calzado, que lo hicieron en un 9,8%, entre otras como las de bebidas alcohólicas, que cerró el mes con una caída del 2,3% por el trasvase de su consumo fuera del hogar.

ACEITE

“Mención especial” merece, para NIQ, la categoría de aceites, que han incrementado su precio “sustancialmente”, pero “aguantaron” en agosto y crecieron en volumen un 5%. Esto se debe, principalmente, al crecimiento del 20% en volumen de girasol y del 40% del virgen de oliva frente a las caídas del 6% del virgen extra y del 10% de oliva.

En cuanto al precio promedio y desglosado por categorías, el de oliva se elevó un 62,3%; el virgen extra, un 60,1%; el virgen, un 61,8% y, por el contrario, el de girasol redujo su precio un 39,9%.

RESTO DE PRECIOS

Por lo que respecta al precio del resto de productos, siguieron registrando variaciones al alza frente a hace un año y la alimentación incrementó su precio en un 9,3%, mientras que bebidas lo hizo en un 7,4% y el de droguería y perfumería fue un 7,3% superior respecto a agosto de 2022.

Entre los productos “más inflacionistas” en el mes de agosto, el azúcar continúa siendo el que más sube su precio respecto a un año antes, con un incremento del 33,4%. Le siguen el aceite, con un 27,9%; las verduras congeladas y el arroz, con sendos incrementos del 22,2%; los alimentos infantiles, con un 19,6% más; la parafarmacia de gran consumo, con un 19,1% más; el queso tradicional, con una subida del 15,7%; las conservas vegetales, con un repunte del 14,2% y los helados y los cereales para desayuno, ambos con un incremento del 14,2%.

En el extremo opuesto, los productos que registraron menores crecimientos en su precio promedio frente a 2022, destacan los frutos secos, que subieron un 2,7%; los vinos, con un incremento del 2,6% o el maquillaje, con un 2,5% más. Con bajadas frente a un año antes se encuentran los productos de higiene femenina, que registraron un descenso del 1,4%; el queso rallado y la margarina, ambos con un 1,7% menos y el tratamiento facial, cuyo precio bajó en un 6,5%.

Por lo que se refiere a las marcas, en agosto se mantuvo un incremento de las ventas en valor de las marcas de distribuidor, con un repunte del 17,8%, frente a la subida del 8,1% de las marcas de fabricante, mientras que las ventas en volumen se elevaron en un 6,3% para las primeras y disminuyeron un 0,9% para las segundas.

A la luz de estos resultados, la directora general de NIQ para el Sur de Europa, Patricia Daimiel, defendió que, “aunque el ritmo de la inflación de productos de gran consumo esté desacelerando ligeramente, esto no se traduce en cestas más baratas”. “Al menos no todavía, ya que el crecimiento de precios sigue siendo elevado”, lamentó, al tiempo que estimó que “no es de extrañar” que, según este estudio sobre perspectivas del consumidor, el 84% de los encuestados afirme estar en una posición económica “peor debido al aumento del coste de la vida”, frente al 81% en enero.