La DGT permitirá a las motos ir por el arcén en carreteras con atascos

Los motoristas podrán circular por el arcén en las carreteras cuando haya retenciones de vehículos siempre que lo hagan a 30 km/h como mucho y respetando la prioridad de los ciclistas
motos
photo_camera También se instalarán 88 radares en las vías interurbanas a lo largo de este año

La Dirección General de Tráfico (DGT) modificará el Reglamento General de Circulación para permitir a los motoristas circular por el arcén en las carreteras cuando haya retenciones de vehículos, siempre que lo hagan a 30 km/h como mucho y respetando la prioridad de los ciclistas.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha declarado este martes a los periodistas durante una jornada en Madrid en la que se ha presentado un estudio de la Fundación Mapfre y la Asociación Española de la Carretera (AEC) para reducir la siniestralidad en vías convencionales que esa nueva medida para las motos estará en vigor “en esta legislatura”.

“Cuando están todos los vehículos parados en la carretera, las motos van al arcén y adelantan por el arcén en velocidad máxima de 30 kilómetros por hora. Se trataría de dar cobertura legal a lo que es real”, ha subrayado.

Por otro lado, Navarro ha indicado que el perfil de siniestros de tráfico con motos implicadas está “muy concretado” y la DGT va a “incidir” en esas características.

Así, sucede en carretera convencional -es decir, de un carril por sentido y sin separación física entre ambos-, tres de cada cuatro ocurren en fin de semana, más de la mitad se debe a una salida de la vía, la edad media del motorista ronda entre los 35 y los 54 años y la moto tiene más de 10 años de antigüedad y más de 500 centímetros cúbicos de potencia.

MOTOS CAMUFLADAS

Por otra parte, Navarro ha subrayado que este verano habrá “pocas” motos camufladas de la Guardia Civil vigilando a otros motoristas en las carreteras para detectar comportamientos de “conducción temeraria”. “Tenemos un problema de motos, en fin de semana y en unos tramos muy característicos, ha añadido.

Otra medida que pondrá en marcha la DGT es la instalación de 88 radares en las vías interurbanas a lo largo de este año, el 60% de ellos de tramo y un 40%, de punto. "La mayoría van a carreteras secundarias, que es donde en este momento tenemos el problema y concentrar los esfuerzos", ha indicado.

Ha destacado que “uno de los retos en seguridad vial” está en reducir la siniestralidad en las vías secundarias, que concentran tres de cada cuatro siniestros mortales en carretera y tres de cada cuatro accidentes letales de motoristas en carretera. “Si queremos reducir los accidentes de las víctimas en este país tendremos que trabajar en carretera convencional”, ha sentenciado.

No obstante, Navarro ha añadido: “Llevamos mucho tiempo hablando de autopistas y de autovías, y nos da impresión de que, de alguna manera, el ‘pariente pobre’ son las carreteras secundarias”.

“La carretera no es la causa de los accidentes mortales, pero pueden minimizar mucho las consecuencias de los accidentes. No culpemos a la carretera, pero es verdad que tiene un efecto importante para minimizar las consecuencias”, ha concluido.