La DGT multiplica esta semana los controles a autobuses escolares

La DGT controlará especialmente que los conductores circulan a la velocidad permitida y no usan el teléfono móvil

autobus
photo_camera Según el INE, más de 200.000 alumnos utilizaron un autocar escolar para desplazarse a su centro educativo en 2022

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensificarán entre el lunes y el viernes de esta semana la vigilancia de vehículos de transporte escolar en el marco de una nueva campaña especial de la Dirección General de Tráfico (DGT), a la que se sumarán policías locales de municipios que decidan unirse.

Más de 200.000 alumnos utilizaron un autocar escolar para desplazarse a su centro educativo en 2022, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) citados desde el Observatorio del Transporte de Viajeros por Carretera.

La nueva campaña especial de vigilancia de la DGT controlará especialmente que los conductores circulan a la velocidad permitida y no usan el teléfono móvil u otros aparatos que supongan distracción al volante, ya que los siniestros más habituales en los que hay autobuses escolares implicados están causados por circular a una velocidad inadecuada o por distracciones.

Además, se harán controles de alcohol y otras drogas a los conductores y se prestará una especial atención al uso de los cinturones de seguridad en los autobuses escolares que los lleven instalados.

Tanto los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil como las policías locales de los municipios que decidan sumarse a la campaña intensificarán las inspecciones sobre estos vehículos, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben tener son los correctos para la prestación del servicio.

Además, verificarán que las condiciones técnicas y los elementos de seguridad del vehículo sean los que exige la normativa, y los requisitos especiales que debe cumplir el conductor, como el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

NORMATIVA MUY EXIGENTE

El transporte escolar está sometido a una serie de normas de cuyo cumplimiento depende en muchos casos la seguridad de sus pequeños pasajeros, por lo que, según la DGT, “es responsabilidad de todos exigir que estas se cumplan” a través de campañas impulsadas no solo desde Tráfico, sino de los centros educativos y de las asociaciones de padres que se encargan de contratar las rutas.

Los autobuses matriculados desde el 20 de octubre de 2007 deben llevar obligatoriamente instalados sistemas de retención (actualmente los tienen más del 60% de este tipo de vehículos), ya que el cinturón de seguridad es útil en cualquier trayecto, ya sea corto o largo, urbano o interurbano.

Dado que las colisiones laterales y los alcances suponen un 40% de los siniestros de este tipo de vehículos, desde 2013 todos los nuevos vehículos deben contar también con un sistema de frenado de emergencia que se active automáticamente cuando detecta la posibilidad de una colisión.