La DGT endurece sus medidas de seguridad: 95 radares, 150 guardias civiles y 6 millones de controles de alcohol

Han fallecido 261 personas en las carreteras españolas durante el primer trimestre de 2024. Esto ha provocado que la DGT haya aumentado sus medidas de seguridad
control
photo_camera Habrá 150 guardias civiles más en las autopistas y autovías

Después de que los índices de mortalidad en carreteras hayan ascendido un 16% el primer trimestre de este año, respecto a 2023, la DGT ha decidido endurecer este año la vigilancia en las carreteras para aumentar la seguridad vial, con 95 nuevos radares, 150 guardias civiles más (con mayor presencia en autopistas y autovías), seis millones de controles de alcohol y 120.000 de drogas.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha enumerado esas medidas en una rueda de prensa en Madrid, donde estuvo acompañado de la subsecretaria del Ministerio del Interior, Susana Crisóstomo; el director general de Tráfico, Pere Navarro; el general jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, Tomás García; y el director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, Álvaro Gómez.

Un total de 261 personas murieron en las carreteras españolas durante el primer trimestre de este año, esto es, 36 más que en ese periodo de 2023 o un 16% más, cuando las variaciones normales suelen rondar en torno a un 5%. Y hubo 908 heridos hospitalizados (uno más).

Marlaska ha comentado que esos datos han propiciado que “hayan saltado las alarmas” y desde su departamento se sientan “obligados a actuar”. “Es imperativo romper esta tendencia al alza de la mortalidad vial”, ha sentenciado.

RADIOGRAFÍA DE LA SINIESTRALIDAD

La DGT ha detectado que entre enero y marzo de este año ha subido la letalidad de los siniestros (más repunte de personas fallecidas que heridas hospitalizadas), el consumo de alcohol antes de ponerse al volante y la conducción a velocidades excesivas.

Además, han aumentado un 50% la cifra de víctimas mortales en autopistas y autovías (por un 5% más en las carreteras convencionales), un 23% la de fallecidos en coche o moto (en este último caso, sobre todo en autopistas y autovías) y todos los tipos de siniestros, salvo los atropellos.

Un 34% de las personas fallecidas en carretera entre enero y marzo no llevaba puesto el cinturón de seguridad. “¿Parece mentira, verdad? Pues es así”, ha comentado Marlaska.

El número de personas fallecidas en días laborales ha crecido un 29%, por un 1% en fin de semana. En el caso de los motoristas, el incremento ha sido de un 43% en fin de semana. La mayor parte de las víctimas mortales tiene entre 45 a 54 años.