Detenida una mujer por vender entradas falsas para eventos musicales

La Policía Nacional ha detenido en Valencia a una mujer por la venta masiva de entradas falsas de diversos eventos musicales
photo_camera La Policía Nacional ha detenido en Valencia a una mujer por la venta masiva de entradas falsas de diversos eventos musicales

La Policía Nacional ha detenido en Valencia a una mujer por la venta masiva de entradas falsas de diversos eventos musicales.

Según informó este lunes la Policía, la arrestada ha sido acusada de estafa agravada, falsedad documental y usurpación de estado civil.

Hacía la venta a través de plataformas de compraventa y usaba 14 números de teléfono para no ser descubierta. Se ponía en contacto con las víctimas mediante videollamadas y llegó a utilizar documentación de otras personas.

Se han detectado 58 víctimas que compraron entradas falsificadas, si bien no se descarta la existencia de más afectados que no llegaron a recibir documento alguno aunque sí pagaron. El dinero terminaba en alguna de las siete cuentas bancarias que poseía la arrestada.

La investigación se inició por un correo enviado a la dirección '[email protected]'. A partir de esta denuncia, los agentes descubrieron anuncios fraudulentos, víctimas y el 'modus operandi' que usaba la estafadora, quien cobraba mediante códigos en cajeros para dificultar su identidad, ayudada por gafas y gorras.

SIETE CUENTAS PARA COBRAR

La arrestada tenía abiertas siete cuentas bancarias a su nombre y había recibido más de 130 pagos por las entradas falsas a través de una aplicación. En ocasiones no enviaba nada a las víctimas y en otras les remitía documentos falsificados.

Los perjudicados que recibían las entradas falsas e intentaban entrar a los eventos eran informados en la puerta de que sus tickets no eran válidos. Esto les suponía un daño moral además del económico, por tener que desplazarse muchas veces a cientos de kilómetros.

Las pesquisas determinaron que los hechos investigados se perpetraron desde enero de 2023. La operación policial continúa abierta ante la posibilidad de que aparezcan nuevas víctimas.

Según afirmó la Policía, se trata de un caso de "especial gravedad" por la sofisticación de los métodos para ocultar la identidad y por la posible cifra final de afectados.