El Constitucional paraliza la iniciativa del Parlament por la independencia en Cataluña

Esta admisión a trámite da cinco meses de plazo al Constitucional para que entre a valorar el fondo de la cuestión y, mientras tanto, la tramitación parlamentaria de la iniciativa quedará en suspenso
foto-servimeida
photo_camera La decisión supone la suspensión de la tramitación de esta norma. Foto de Servimedia

El Tribunal Constitucional (TC) ha admitido este lunes a trámite el recurso del Gobierno de Pedro Sánchez contra la iniciativa legislativa popular (ILP) para declarar la independencia de Cataluña que el Parlament acordó tramitar en febrero. La decisión, adoptada por los once magistrados que componen el Pleno, supone la suspensión de la tramitación de esta norma.

Esta admisión a trámite da cinco meses de plazo al Constitucional para que entre a valorar el fondo de la cuestión y, mientras tanto, la tramitación parlamentaria de la iniciativa quedará en suspenso. El ponente designado es el magistrado Enrique Arnaldo.

La decisión estuvo precedida de un debate amplio, tras el cual todos los miembros de TC coincidieron en la necesidad de admitir a trámite el recurso para dar la oportunidad al tribunal de garantías de pronunciarse sobre la constitucionalidad de iniciativa sobre la independencia de Cataluña, por simbólica que sea.

La providencia dictada por el Pleno del TC da traslado de la demanda y los documentos presentados al Parlament a través de su presidenta, “al objeto de que en el plazo de 20 días y, por medio de su representación procesal (...) aporte cuantos documentos y alegaciones considere convenientes”.

Además, el Constitucional “tiene por invocado por el Gobierno el artículo 161.2 de la Constitución”, que tiene como consecuencia “la suspensión de la resolución impugnada desde el día 27 de marzo”, fecha en la que se ha presentado el recurso.

La decisión de recurrir se adoptó por acuerdo del Consejo de Ministros el pasado 26 de marzo.

El pasado 20 de febrero la Mesa del Parlament admitió a trámite esta ILP registrada por Solidaritat Catalana per la Independència, que prosperó gracias a los tres votos a favor de Junts y la CUP, la abstención de la representante de ERC y con el voto en contra de los dos miembros del PSC en el órgano rector del Parlament.

En ese momento, los socialistas catalanes aseguraron que no están negociando ningún tipo de referéndum ni con ERC, que aboga por una consulta consensuada, ni con Junts, que no descarta la vía unilateral.

La cercanía de las elecciones catalanas, que se celebrarán el próximo 12 de mayo, hace que estas posiciones cobren una relevancia política importante, en especial en lo que se refiere a la batalla entre ERC y Junts por el voto independentista.