El 75% de los pacientes etiquetados como alérgicos a la penicilina son falsos positivos

Se han analizado 249 casos de alérgicos a betalactámicos y en 186 casos, el 74,3%, se ha retirado la etiqueta después del estudio alergológico
alergias
photo_camera La mayoría de los falsos positivos examinados en el estudio provienen de la infancia

El 75% de los pacientes etiquetados como alérgicos a los antibióticos betalactámicos o penicilinas son falsos positivos, según un estudio realizado por un grupo clínico encabezado por el especialista del Servicio de Alergología del Hospital Universitario de Bellvitge (HUB), Barcelona, el doctor Gustavo Molina.

Se han analizado 249 casos de alérgicos a betalactámicos y en 186 casos, el 74,3%, se ha retirado la etiqueta después del estudio alergológico.

El sobrediagnóstico de alergias a medicamentos tiene diversas consecuencias graves como el uso de alternativas terapéuticas más dañinas, más caras y menos eficaces, el incremento de infecciones de heridas quirúrgicas o la subida del tiempo de hospitalización, según ha afirmado el Hospital de Bellvigte.

También propicia el crecimiento de la resistencia a antibióticos, en un contexto global de aumento de las bacterias multirresistentes, que supone una amenaza cada vez mayor para la salud pública mundial.

Todos los casos examinados ha procedido de siete hospitales públicos del Institut Català de la Salut (ICS) como el citado HUB, el Hospital Vall d'Hebron o el Hospital Arnau de Vilanova, entre otros. Asimismo, han participado especialistas en Alergología, Farmacología Clínica y Farmacia de centros hospitalarios del ICS.

Igualmente, la mayoría de los falsos positivos examinados en el estudio provienen de la infancia, pese a que la alergia a los antibióticos suele desarrollarse entre los 26 y los 54 años.

"Las falsas etiquetas de alergia a penicilinas y otros betalactámicos no son un asunto menor, es un problema de salud propia y pública", ha apuntado el doctor Molina.

Además, el especialista ha sostenido que “los datos muestran la necesidad de aumentar la formación en alergia e hipersensibilidad, para que el personal sanitario mejore competencias en la identificación de reacciones y los efectos adversos esperables de los fármacos”.

Por otro lado, el estudio ha sido becado con un Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS) por parte del Instituto de Salud Carlos III.

Por su parte, el Servicio de Alergología del Hospital de Bellvitge ha elaborado protocolos de trabajo para armonizar la práctica clínica del centro, con el objetivo de mejorar el diagnóstico en la especialidad.