El 30% de los hombres que teletrabajan se implica más en las tareas del hogar que sus parejas

El estudio pone de manifiesto que la contribución de las mujeres a las tareas domésticas y el cuidado de los hijos es muy similar independientemente de si teletrabajan o no

 

tareas-del-hogar-hombre
photo_camera El 24% de los hombres que trabajan al menos un día a la semana dice hacer más que sus parejas en las actividades de los niños y el 59% asegura que contribuyen del mismo modo

El 30% de los hombres que teletrabajan al menos un día a la semana afirma que se implican más que sus parejas en las tareas del hogar, frente al 51% de las mujeres que hacen la misma afirmación. Este guarismo se reduce al 18% entre los varones que no trabajan en casa, frente al 50% de las mujeres en la misma situación.

Así se desprende del estudio ‘Teletrabajo después de la pandemia. Análisis desde la perspectiva del trabajador’, elaborado por el Observatorio Social de la Fundación ‘la Caixa’, cuyas conclusiones se publicaron este miércoles.

El trabajo se realizó en mayo de 2022, dos años después del primer confinamiento decretado por la pandemia. En ese momento, sus autoras querían analizar la nueva normalidad laboral y, especialmente, el nivel de aceptación y afectación del trabajo en casa. Para ello, sondearon a 4.000 personas con edades comprendidas entre 25 y 50 años a través de un cuestionario que también incluía un experimento de elección discreta con el que se quería conocer la valoración monetaria que los participantes otorgaban al teletrabajo.

El estudio pone de manifiesto que la contribución de las mujeres a las tareas domésticas y el cuidado de los hijos es muy similar independientemente de si teletrabajan o no; sin embargo, la diferencia entre los hombres que teletrabajan al menos un día a la semana y los que no y su participación en el cuidado de los hijos es significativa.

En ese sentido, el 30% de los hombres que teletrabajan al menos un día a la semana declara contribuir más que sus parejas a las tareas y cuidados domésticos, frente al 18% que nunca trabaja. “Por tanto, el teletrabajo está asociado a una mayor participación en la producción doméstica por parte de los hombres”, ha apuntado Lidia Farré, investigadora y coautora del estudio.

A su vez, el 48% de las mujeres que teletrabajan afirma contribuir más que sus parejas a las actividades de cuidado; mientras que el 47% señala que lo hace en una proporción similar. Entre los hombres que teletrabajan al menos un día a la semana, el 24% dice hacer más que sus parejas en las actividades de los niños y el 59% asegura que contribuyen del mismo modo.

Entre los hombres que no teletrabajan, sólo el 12% contribuye más que sus parejas y el 66% manifiesta que lo hace en una proporción similar. Así pues, el 22% de los hombres que nunca teletrabajan tienen una implicación menor que sus parejas en el cuidado de los hijos.

SALARIO

El estudio constata que hay trabajadores que están dispuestos a renunciar a una fracción de su salario a cambio del teletrabajo; sin embargo, las conclusiones sugieren que la probabilidad de aceptar un trabajo peor pagado con la opción de teletrabajar disminuye progresivamente a medida que aumenta la penalización salarial.

En ese sentido, cuando el recorte salarial es de más del 10%, la probabilidad de aceptar la oferta laboral con posibilidad de teletrabajar se reduce en más de un 20%. Esta posibilidad cae alrededor de un 40% cuando la penalización salarial es del 35%.

Los resultados de esta investigación también inciden en que los trabajadores cualificados tienen más probabilidades de aceptar el trabajo que ofrece la posibilidad de trabajar desde casa a cambio de una renuncia salarial. “Se trata de un perfil que suele tener ingresos más elevados y podría contar con espacios mejor adecuados en los que desarrollar sus funciones, lo que explicaría la predisposición a asumir una penalización salarial a cambio de poder trabajar”, según el estudio.

FORMACIÓN ACADÉMICA

También se observa que el teletrabajo no tiene una incidencia diferenciada en función de género; no obstante, el nivel educativo y la composición del hogar son determinantes en la probabilidad de teletrabajar.

Entre los hombres con formación universitario, el 54% desempeña algún tipo de teletrabajo, un guarismo que cae hasta el 30% entre los que no cuentan con ella. En el caso de las mujeres, el 53% de las universitarias lo realiza, frente al 29% de quienes no tienen título universitario.

En términos generales, el 18% de las personas con un título universitario trabaja desde casa más de tres días por semana.

Por otro lado, el 88% de las mujeres y el 86% de los hombres están de acuerdo o muy de acuerdo en señalar que el trabajo a distancia mejora el equilibrio entre las responsabilidades familiares y personales.

Los trabajadores también valoran la posibilidad de reducir costes cuando trabajan desde casa, como lo atestigua que el 84% de los hombres y el 83% de las mujeres subraya que el teletrabajo ahorra dinero y tiempo; mientras que el 83% de las mujeres y el 79% de los hombres comenta que teletrabajar mejora su bienestar emocional.