En 2023 se registraron casi 800 agresiones a médicos de urgencias

El 30% de las agresiones sucedieron en el ámbito hospitalario y de urgencias y un 15% se dieron en urgencias domiciliares, entre otros ámbitos como mutuas o consultas privadas.
medico
photo_camera En 2023 se recogieron un total de 315 denuncias

La Organización Médica Colegial (OMC) registró 769 actos violentos a médicos en 2023, comunicados a los Colegios de Médicos y, de la cuales, el 30% fueron en el ámbito hospitalario y de Urgencias y otro 15% se dieron en urgencias domiciliares, entre otros ámbitos como mutuas o consultas privadas.

El 2023 se convirtió en el año con el segundo registro histórico más alto en cuanto a agresiones a sanitarios y las comunidades de Cataluña, Andalucía y Madrid fueron las más afectadas por estos actos. El Ministerio del Interior ha informado que durante el pasado año llevaron a cabo más de 9.000 actuaciones policiales, tanto en centros sanitarios como durante atenciones domiciliarias, a causa de agresiones a profesionales de la salud. También, ha asegurado que en 2023 se recogieron un total de 315 denuncias, menos de la mitad de las comunicadas a los Colegios Oficiales de Médicos.

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes), en busca de luchar contra la violencia hacia los profesionales sanitarios durante el ejercicio de su labor, lanzó una nueva plataforma de apoyo, llamada ‘#STOPagresionesYA’, a través de la cual pretende dar voz a los urgenciólogos que sufren agresiones. Esta plataforma pretende exigir a las instituciones “medidas de protección e, incluso, personarse como acusación popular” en los casos en los que la justicia determine que la agresión es ‘muy grave’, con efectos evidentes sobre el profesional.

El presidente de Semes, Tato Vázquez Lima, ha dicho que este tipo de acciones “no solo afecta al bienestar integral, físico y psicológico, sino también impacta en el desempeño de las funciones y en la calidad de atención al paciente”.

En este sentido, el presidente de la Fundación Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Femue), Juan Armengol, ha coincidido con que proteger al profesional es proteger a los pacientes que atiende: “Es inaceptable ignorar cualquier conato de agresividad hacia los profesionales que trabajan en los servicios de urgencias y emergencias”.

Igualmente, ha afirmado que “es exigible a las administraciones su máxima implicación en la previsión e implementación de todas aquellas medidas que eviten este tipo de situaciones”.

Asimismo, el presidente de Semes ha comunicado que desde los Servicios de Urgencias “siempre trabajamos para ayudar a todos los pacientes que nos visitan diariamente”.

Por su parte, el presidente de la Organización Médica Colegial, Tomás Cobo, ha explicado que “desde la OMC llevamos 15 años liderando la lucha contra las agresiones a los médicos del país, una lacra que atenta contra los profesionales y contra el sistema de salud en su conjunto”.