La música en la enseñanza y el aprendizaje

Chica joven tocando el piano
photo_camera La música contribuye a reforzar competencias fundamentales para el desarrollo integral del alumnado. Foto: allegralouise en Pixabay

«La música es el lenguaje universal de la humanidad, la poesía su lenguaje universal, pasatiempo y deleite» escribía Henry Wadsworth Longfellow*. La música tiene la capacidad de crear atmósferas, transmitir sensaciones, expresar emociones, estimular la creatividad o activar las conexiones cerebrales. Su papel en la educación es fundamental. La presencia de la música en el aula de clases puede enriquecer la experiencia del aprendizaje; contribuye a un ambiente de motivación, aportar ritmo, inclusión, diversidad cultural o serenidad.

Todo dependerá de la elección adecuada, por parte del profesorado, de las piezas musicales y la metodología de aprendizaje incorporar la música a los objetivos didácticos, según los contenidos y el nivel educativo. Nos referimos a la música dejando aparte las letras de las canciones, requieren otro análisis. El lenguaje universal es la música en la cual notas e interpretación instrumental conectan personas.

La diversidad de ritmos es muy amplia. Desde la música clásica, el soul, el jazz o el blues. Hasta el flamenco, el tango, el merengue, la bachata y la salsa. Sin olvidar el pop, el rock, el country, el reggae, el techno o el disco. Aquellas que las generaciones o la industria cultural imponen, como el reggaetón, rap o ritmos urbanos. La paleta de melodías, como si se tratará de colores, requiere de sensibilidad para elegir la adecuada en el momento oportuno.

El uso de la música como mediadora cultural conecta con las tradiciones y valores culturales de los cinco continentes. La función de ritmos afroamericanos en la música caribeña o latinoamericana. Fusiones de las melodías europeas que han llegado hasta nuestra época. Con ella la manifestación de la sociedad en las danzas y bailes, como la Jota aragonesa, declarada  Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, la cual «se expresa a través del baile, el canto y la interpretación musical llevada a cabo por una rondalla en la que participan la guitarra, el laúd y la bandurria».

La importancia de los coros escolares en una formación integral del alumnado es incuestionable. Como incuestionable es leer partituras, componer, tocar un instrumento (habilidades motoras finas), combinar melodías. Reforzar la atención, la resolución de problemas, la capacidad de organización, la disciplina, la comunicación, la memoria y la importancia de que un pequeño aporte, sea con un instrumento o la voz, crear una pieza musical que comunica y trasmite emociones.

Incorporar la música en la enseñanza aporta beneficios académicos tangibles, contribuye al desarrollo cognitivo, emocional y social. Al integrar la música en los programas educativos, se crea un entorno enriquecido que cultiva posibles músicos, mentes creativas y resilientes.

—-

* «Music is the universal language of mankind, —poetry their universal pastime and delight» (p. 197). En: Wadsworth Longfellow, Henry (1984). Outre-mer a pilgrimage beyond the sea. The Riverside Press, Cambribge.

Nota. El 22 de noviembre en varios países se celebra el Día de la Música al conmemorar la muerte de Santa Cecilia de Roma (mártir), nombrada patrona de los músicos, de los poetas y los ciegos.