Tengo una compañera de trabajo que siempre se mete conmigo. En las reuniones me desacredita todo el tiempo y en la hora del café me hace el vacío. No sé si hablar con ella de cómo me siento...  

Lidiar con faltas de respeto en el trabajo no resulta sencillo. Ante estas situaciones hay que tomar medidas, siempre desde el respeto, pero tratando de dejar claro que este tipo de actitudes hacen daño y que no se pueden permitir en un ambiente de trabajo.

Mantén la calma. Perder los nervios y estallar contra otra persona no suele ser la mejor manera para conseguir que una relación mejore. En estos casos, casi siempre suele haber un motivo, aunque no sea justificable, que lleva a la persona a actuar de cierta manera. Intenta identificar qué causa podría estar originando adoptar esa actitud hacia a ti.

La mejor manera de establecer límites es explicarle qué comportamientos resultan inaceptables para ti. Es posible que la reacción de la otra persona no tenga nada que ver contigo, sino con cómo está ella misma emocionalmente. Habla con ella en privado, pregúntale si está bien y que te cuente por qué se comporta de ese modo contigo para poder entender su motivación a ello.

Mi consejo: Si las circunstancias no se cambian después de abordar la situación de forma personal, sería necesario tomar la decisión de informar a los superiores correspondientes dentro de tu empresa. No dudes en hacerlo. Habla por ti misma, protege tu salud mental y tu puesto de trabajo, así como la de futuros compañeros que podrían verse en la misma situación.

Más en EL PSICÓLOGO RESPONDE