Mis reacciones de ira son instantáneas y, a menudo, desproporcionadas. Después me siento culpable y avergonzado. ¿Cómo puedo aprender a controlar estos arrebatos de ira?

La ira, así como la agresividad, suelen aparecer en las situaciones que se perciben como una amenaza y está fundamentada en sentimientos como el temor, el miedo, la frustración e incluso por el propio cansancio.

Tomar conciencia de las causas que te llevan al estado de ira es un paso para avanzar hacia una buena gestión de los enfados. Aprender a controlar la ira pasa por aprender a racionalizar las emociones y relativizar ciertas situaciones. Por ello, uno de los factores clave en el manejo de la ira es el autocontrol.

Por ello, antes de reaccionar a una situación tensa, tómate un momento para respirar profundamente y contar hasta 10. Una vez que estés más tranquilo, expresa tu enfado sin confrontación, evitando dañar a los demás. En lugar de centrarte en lo que te enfada, trabaja en la búsqueda de la solución del problema.

Mi consejo: Considera la posibilidad de buscar ayuda si tienes la sensación de que está fuera de tu control y te lleva a hacer cosas de las que luego te arrepientes o dañan a los que te rodean.

Más en EL PSICÓLOGO RESPONDE