Mi pareja es hipocondríaca y está todo el día pensando en que un pequeño dolor puede transformarse en algo más grave. ¿Cómo puedo tranquilizarle sin alterarme yo? En muchas ocasiones me saca de quicio…

Las personas hipocondríacas están muy preocupadas por sufrir o padecer una enfermedad, lo cual las lleva a visitar de forma recurrente al médico o, de forma totalmente contraria, no ir a hacerse chequeos por miedo a qué le puedan encontrar.

Cuando se intenta razonar con la persona, se corre el riesgo de entrar en un juego psicológico que desgasta notablemente y que además tampoco le ayuda al que lo padece. Por ello, el primer paso para poder ayudarles es intentar ser empático y comprender que los síntomas que siente para él son reales, así como la ansiedad que esto les produce. Igual de importante es comprender, que el hecho de no reforzar no esos pensamientos y conductas de comprobación.

Cuando comparte contigo sus preocupaciones, lo mejor que se puedes hacer en estos casos es acompañarle a una cita médica y, una vez finalizada la visita, destacarle lo que le ha dicho el médico, indicándole que él es profesional y por tanto una fuente confiable.

Tu comprensión y apoyo es fundamental, siendo lo más acertado para estos casos animarle a su vez a pedir ayuda psicológica. Participar de un tratamiento dirigido a modificar pensamientos y dirigirlos hacia la normalidad de lo que siente, conseguir reducir su sintomatología, tratando el miedo y la obsesión por las enfermedades.

Mi consejo: Promover que se distraiga con su círculo social, o realizar algún tipo de afición, es importante para llevar a cabo actividades que rompan con el hilo de pensamiento obsesivo.

Más en EL PSICÓLOGO RESPONDE