Mi expareja ha iniciado una relación, pero mi hija de 12 años no la acepta. Su comportamiento es muy malo y no sabemos qué hacer.

La separación de una pareja no es agradable para ningún miembro de la familia. Cuando además uno de los padres comienza una nueva relación, los hijos muchas veces tienden a enfocarlo como algo muy negativo, produciéndoles esta situación estrés, ansiedad e incertidumbre, concibiendo así a la nueva pareja como un intruso/a en su vida familiar.

El adolescente vive una de las etapas más difíciles de la vida por los grandes cambios que sufre a nivel físico y emocional. Por su nivel de madurez, puede resultarle más difícil hacerle entender ciertos asuntos. Por ello, lo primero de todo es verbalizar el problema, la comunicación con ella debe ser efectiva y clara, escuchándole, teniendo en cuenta sus emociones, poniéndose en su lugar y no enjuiciando su comportamiento. Como padre o madre tenéis que indagar en lo que le molesta sobre la situación. Al mismo tiempo es importante explicarle que nadie intentará sustituir a ninguno de los dos. También convendría hacerle entender que ambos tenéis derecho a rehacer vuestras vidas sin que eso perjudique la relación con ella.

Mi consejo: Debéis darle tiempo, tener paciencia y empatizar. Recalcarle lo importante que es para vosotros y lo mucho que la queréis.

Más en EL PSICÓLOGO RESPONDE