Mi hija con 14 años ya tiene "novio". Su padre la vio besarse hace poco con él y la ha amenazado físicamente. Sé que no llegará a tanto, pero nos va grande esto porque la seguimos viendo muy pequeña…

Las circunstancias del noviazgo de los hijos, así como el modo en que se relacionan, tienen que estar muy bien equilibradas en relación a su edad física y mental. Vosotros tenéis que ser la guía y el ejemplo de ello.

El inconveniente de la adolescencia es no saber lo que se quiere, pero quererlo a toda costa, aquí y ahora. Los impulsos y el sentimentalismo aún prevalecen sobre los argumentos racionales, por lo que hay que estar muy cerca de los hijos para ir abriéndoles camino en aquellas circunstancias de las que los padres tenéis más experiencia.

Ante todo, como padres que sois, debéis conversar, comprender y mostrar mucho cariño y apoyo a vuestra hija. Advertidle, que no amenazarle y tenerle bien informada sobre las consecuencias de sus actos y decisiones. Ayudadle en todo lo posible, sin resentimiento e intentando poneros en el lugar de ella.

Aunque aún sea una relación sin aparente importancia y poco sólida, ella se siente enamorada, y cuanta más resistencia y prohibiciones sin argumentos le deis, correréis el riesgo de que establezca esta relación a vuestras espaldas y entonces sí que no podréis darle consejos ni evitar ciertas situaciones. En caso de que fuese una relación duradera, no estaría de más que lo conocierais como si de un amigo más se tratase y por lo menos valorar si, a pesar de la edad, al menos tiene cerca a una persona que le conviene.

Más en EL PSICÓLOGO RESPONDE