Hace poco tuve un accidente de coche y, aunque yo no fui la culpable, ahora tengo mucho miedo de cogerlo por carretera

Haber sufrido o presenciado un accidente de tráfico es uno de los principales desencadenantes de un miedo profundo a conducir. Hablamos de un miedo irracional y persistente, que puede llegar a producir pánico y bloqueo en quien lo sufre.

El accidente ha sido reciente, por lo que es normal que te sientas así todavía. Si ahora no te sientes capaz de conducir, empieza poco a poco, por ejemplo yendo de copiloto con personas que te hagan sentir cómodo y, cuando te sientas más capaz, pide a alguien de tu confianza que viaje contigo. Haz primero trayectos cortos, llevando el vehículo por calles que te resulten conocidas. A medida que tu temor vaya reduciéndose, incrementa tus metas, como hacer trayectos más largos, trayectos desconocidos y finalmente empezar a llevar el coche de forma autónoma.

Esto puede hacer que tu seguridad al viajar en el coche vaya aumentando progresivamente.

Mi consejo: si no logras superar el miedo por ti mismo recuerda que existen terapias especialmente ideadas para superar el miedo a conducir.

Más en EL PSICÓLOGO RESPONDE