Solo once colegios públicos de Aragón mantendrán la jornada partida desde septiembre

Cuatro se encuentran en el barrio Romareda de la capital y a pocos metros unos de otros 
Imagen de archivo del interior de un colegio
photo_camera Imagen de archivo del interior de un colegio

Desde su puesta en marcha en 2016 de forma oficial, después de años de pruebas y demandas de la comunidad educativa, la jornada continua se ha extendido por casi todos los colegios de Aragón en las etapas lectivas de Infantil y Primaria, además de Educación Especial. Según datos facilitados por el Departamento de Educación del Gobierno regional, y tras la publicación en el BOA de la incorporación del CEIP Joaquín Costa de Zaragoza y el de Montanuy, en Huesca; solo mantendrán la modalidad partida once centros públicos y ninguno de ellos en la provincia de Teruel. Suponen menos del 5% (4,68% frente a 95,32%) de esta tipología.

Se pueden contar casi con los dedos de las dos manos. Seis se encuentran en la capital, cuatro de ellos en el barrio de Romareda y separados por pocos metros. Se trata de los CEIP César Augusto, Cesáreo Alierta, Doctor Azúa y Margarita Salas. Habría que sumar el Rincón de Goya, de Educación Especial, ubicado en el Parque Grande José Antonio Labordeta, y el Miraflores, en la calle de Uncastillo. Completa la nómina de la provincia central el Belia, en Belchite.

En el caso del Alto Aragón, no hay ninguno en la capital. Son el Ramón y Cajal (Ayerbe), Cerbín (Campo), Joaquín Costa (Graus) y La Alegría (Monzón). Estos once serán la excepción, ya que durante este curso los que adoptaron los tiempos escolares ascienden hasta los 308. Respecto a la concertada, y si bien son menos en número, la jornada partida tiene mayor representatividad relativa. De los 88 que hay en toda la Comunidad, 35 disponen este curso lectivo de continua y 53 mantienen la partida (39,77%), de acuerdo a los mismos datos de la DGA.

Tal como establece Educación, la tramitación de estos cambios debe ir respaldada con el 55% del apoyo de la comunidad educativa con derecho a voto. El ejemplo más reciente está en el Joaquín Costa de Zaragoza, donde el pasado mes de febrero ese porcentaje fue del 71,01% (392 de los 449 votos emitidos). Del mismo modo, la dirección de los centros debe acompañar la modificación horaria con cuestiones como las mejoras en innovación y participación de las familias, a las que están obligados a presentar estas acciones concretas.

La consejera de Educación, Claudia Pérez. Foto: Andrés García
La consejera de Educación, Claudia Pérez. Foto: Andrés García

TRES CURSOS MÍNIMOS DE VIGENCIA DESDE SU IMPLANTACIÓN

Su horario de actividad deberá garantizar además, según la convocatoria para el siguiente curso publicada en noviembre, “el número total de horas existente en el actual, que incluye el periodo lectivo obligatorio y el tiempo intersesiones”. Es en esta segunda categoría donde se ubica el servicio de comedor, la apertura anticipada para madrugadores y el desarrollo de las extraescolares.

Otra de las cuestiones relevantes, de acuerdo al texto, es garantizar el transporte escolar si este es ofertado por el propio colegio. También se deben compatibilizar asuntos en la línea de las citadas extraescolares, las actividades de refuerzo o las tutorías con las familias. El Gobierno de Aragón contempla una vigencia mínima de tres cursos consecutivos desde la implantación de la jornada continua, aunque la administración se reserva el derecho a paralizarla si no se cumplen las condiciones establecidas por los centros en sus proyectos.