Los rectores piden una "reunión urgente" con Rajoy tras el plante al ministro

Los rectores de las universidades españolas, entre ellas la dos aragonesas (UZ y USJ), han decidido plantar al ministro de Educación. Asimismo, han anunciado que solicitarán una reunión urgente con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Madrid (Servimedia).- La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) solicitará "una reunión urgente" con el presidente del Gobierno para abordar el real decreto-ley de racionalización del gasto educativo, ante la negativa del ministro de Educación de convocar un Consejo de Universidades extraordinario donde se debata dicha norma.

Por "este silencio", los rectores decidieron no asistir al Consejo de Universidades ordinario previsto para hoy miércoles, ante "lo que consideran "una falta de respuesta y de respeto hacia la comunidad educativa" por parte del ministro José Ignacio Wert, que debía presidir esta reunión.

En un comunicado emitido después de que los rectores decidieran no acudir al Consejo, la CRUE explicó que el pasado 7 de mayo solicitó a Wert la convocatoria de un Consejo de Universidades extraordinario "con el único punto en el orden del día de analizar y debatir" el citado real decreto-ley, dada "la enorme preocupación que su aplicación produce" en el sector.

"Sorprendentemente", prosiguió, "se convocó a los rectores a un Consejo de Universidades ordinario en cuyo orden del día no figuraba este apartado", y en cambio incorporaba "varios asuntos de trámite". Además, "se había omitido el punto de ruegos y preguntas", con lo que la CRUE entiende se quiere "evitar la reflexión y el debate".

Según la versión de los rectores, esta organización habría, no obstante, transmitido al ministro su voluntad de acudir al Consejo de Universidades de este miércoles, "siempre y cuando manifestase su compromiso de convocar el solicitado consejo extraordinario para tratar el real decreto-ley".

Fue "su silencio y rechazo" lo que motivó que los rectores optasen finalmente por no asistir a la reunión, ya que entienden que se trata de "una falta de respeto y de atención a toda la comunidad universitaria, a sus estudiantes, a sus profesores y a su personal de administración y servicios".