El nuevo Plan de Infancia y Adolescencia se centrará en salud mental y vulnerabilidad

El segundo Plan Local de Infancia y Adolescencia tiene como objetivo mejorar la salud física, mental y social de casi 117.000 menores en Zaragoza
El nuevo Plan de Infancia y Adolescencia presentado en el Ayuntamiento de Zaragoza se centrará en salud mental y vulnerabilidad
photo_camera El nuevo Plan de Infancia y Adolescencia presentado en el Ayuntamiento de Zaragoza se centrará en salud mental y vulnerabilidad

La salud mental y la vulnerabilidad en la infancia y la adolescencia centran el segundo Plan Local de Infancia y Adolescencia presentado hoy en el Ayuntamiento de Zaragoza. El programa, que consta de 89 medidas basadas en nueve derechos, se sitúa en consonancia con la convención de los derechos del niño. El objetivo de este plan, dotado con 95 millones de euros hasta 2027, no es otro que mejorar el bienestar general de niños y adolescentes.

“Es un plan, además, muy participado, con 400 aportaciones de entidades y otras áreas del Ayuntamiento”, ha señalado la consejera de Políticas Sociales del Ayuntamiento, Marian Orós. Asimismo, ha recordado que en enero de este año Unicef España revalidó el sello de Zaragoza como ciudad amiga de la infancia y la adolescencia, con lo que “se pretende complementar en el plan que presentamos hoy”, ha señalado la consejera.

Poniendo en antecedentes, el anterior y primer Plan Local de Infancia y Adolescencia se sostuvo en un periodo comprendido desde 2018 a 2021, y no fue hasta el año pasado, en marzo de 2023, cuando el pleno del Ayuntamiento acordó poner en marcha los trabajos para la redacción de este segundo plan así como iniciar los trámites necesarios para la renovación del reconocimiento.

La consejera de Políticas Sociales, Marian Orós, ha resaltado que el objetivo de este plan consensuado no es otro que conseguir “bienestar físico, emocional y social de niños y adolescentes”. Entre las novedades se encuentra el programa “Acompañarte”, pensado para esas parejas o mujeres jóvenes que están embarazadas o esperan un hijo y están en riesgo de vulnerabilidad. “Se trata de un programa con profesiones que les acompañan desde que se quedan embarazas hasta el primer año de vida del bebé”, ha apuntado la consejera.

Además, otra novedad supone el enfoque del “Espacio 03” hacia la estimulación temprana de niños de 0 a 3 años que puede ayudar a detectar posibles retrasos de madurez. Pero, sin duda, uno de los pilares en los que se focaliza este nuevo plan es en la salud mental. En torno al 23% de adolescentes es incapaz de dejar el móvil, redes sociales o incluso el juego online, lo que supone sin duda una adicción. La consejera ha prometido talleres específicos no solo para la prevención, sino también para el tratamiento de temas de salud mental.

También se van a implementar nuevos protocolos de protección respecto a la violencia y la discriminación para espacios de ocio y tiempo libre, así como en el deporte y las ludotecas. “Vamos a crear la figura del delegado de protección, que supondrá que un profesional sea ese vehículo de comunicación con los chicos y las chicas para acudir a él en situaciones en las que se sientan violentados y tener un espacio seguro muy necesario”, ha explicado la consejera de Políticas Sociales.

La consejera también ha anunciado que se pretende adelantar la edad para el tratamiento de las adicciones a los móviles, que ahora se sitúa en los 15 años. “Ahora mismo el enganche a pantallas, redes sociales e incluso al juego empieza mucho antes, y la idea es retrasar la edad a los 12 años para que estos niños también puedan recibir tratamiento”, ha matizado la consejera.

En cuanto al bullying y cyberbullying, la consejera de Políticas Sociales ha resaltado que “en un estudio realizado a 1.200 personas de entre desde los 12 hasta los 25 años demuestra que muchos de ellos se han sentido, en un momento dado, ya sea a través de las redes sociales o en clase, acosados o molestados, lo que puede conllevar posibles futuros trastornos mentales como la depresión” ha señalado la consejera.