Mayte Pérez destaca el clima de "diálogo y confianza" en torno al primer acuerdo de la legislatura para modificar la Lomce

La consejera de Educación ha descrito el acuerdo entre el Ministerio y las Comunidades Autónomas para modificar la Lomce como un "punto de inflexión" que "despeja el horizonte de los alumnos". Se recupera la antigua Selectividad y se suspende a efectos académicos las reválidas de Primaria y de la ESO. El ministro de Educación lo considera "un primer paso para un Pacto de Estado".

Madrid.- La consejera de Educación, Mayte Pérez, ha manifestado su "alivio" y satisfacción por el acuerdo alcanzado entre las Comunidades Autónomas y el Ministerio en la primera Conferencia Sectorial celebrada desde la formación de Gobierno. Pérez ha descrito este pacto como "un punto de inflexión" y "un triunfo de toda la comunidad educativa".

La consejera, que a la entrada se reconocía "esperanzada" y "expectante", ha celebrado que todos los presentes hayan hecho "cesiones" para hacer posible "un clima de diálogo y confianza" que considera "clave" para dar "estabilidad a la comunidad educativa", una actitud que a su juicio "está reclamando la sociedad".

Así, la consejera confía en que durante los próximos meses todas las administraciones sabrán "dejar a un lado lo que nos separa" para "poner en el marco común lo que nos une". Todo, de cara a un Pacto de Estado por la Educación que sustituya definitivamente a la Lomce y que el Gobierno central quiere aprobar en el plazo de seis meses.

Pérez también ha confirmado el compromiso del Ministerio y de los territorios para retirar los recursos judiciales que unos y otros se han cruzado en los tribunales a cuenta de la Lomce, "a fin de generar un debate sereno".

Se recupera la Selectividad

Hasta la consecución de un Pacto Nacional, los alumnos de Bachillerato que quieran estudiar una carrera deberán examinarse de una prueba similar a la PAU, en lugar de una evaluación final, que organizarán las universidades en colaboración con las comunidades.

Así, como el Ministerio acordó con la Conferencia de Rectores, los estudiantes con aspiraciones universitarias tendrán que examinarse, como sucedía hasta ahora, de cuatro asignaturas troncales. Además, podrán elegir dos materias específicas para mejorar la nota.

Respecto a Primaria y ESO, se suspenden las reválidas a efectos académicos y se sustituyen por evaluaciones con fines de diagnóstico y de carácter muestral, por lo que tendrán lugar únicamente en un grupo de colegios que elegirán las comunidades. Por otro lado, el título de graduado en ESO será único para todos los estudiantes y sin itinerarios específicos.

Todas estas modificaciones se verán reflejadas en un Real Decreto que deberá aprobar el Consejo de Ministros antes de remitirlo a las Cortes Generales para su convalidación. En paralelo, una subcomisión en el Congreso trabajará en la redacción de un nuevo texto que sustituya a la actual Ley Orgánica impulsada por el anterior ministro, José Ignacio Wert.