Más de cien centros educativos participarán en las actividades de los Centros Rurales de Innovación Educativa

Más de cien centros educativos de todo Aragón participarán en las actividades de los Centros Rurales de Innovación Educativa. El Departamento de Educación recupera este curso su gratuidad. Estos espacios innovadores tienen amplio reconocimiento pedagógico en el apoyo al aprendizaje de los alumnos de la escuela rural.

Zaragoza.- Un total de 109 colegios de todo Aragón participarán en las jornadas que se han organizado a lo largo del curso 2016-2017 en los Centros Rurales de Innovación Educativa (CRIE), que como ya anunció el Departamento de Educación, Cultura y Deporte este año recuperan la gratuidad, al contemplarse como una actividad intrínseca a la escuela rural. 

Más de 2.500 alumnos de 5º y 6º de Primaria tendrán la oportunidad de convivir con otros escolares, al mismo tiempo que se les pone en contacto con realidades que desconocen, incentivando las iniciativas que, en torno a la innovación y la investigación educativa, surjan de los centros del medio rural aragonés.

Entre las solicitudes presentadas para este nuevo curso se ha visto incrementado el número de centros pequeños a los que desde el Departamento de Educación, Cultura y Deporte se ha dado prioridad. La Comunidad Autónoma cuenta con cuatro Centros Rurales de Innovación Educativa: La Venta del Olivar (Zaragoza) y tres ubicados en la provincia de Teruel: Albarracín, Calamocha y Alcorisa, a los que acuden escolares del medio rural de las tres provincias de Aragón. En la orden publicada en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) aparece la relación de centros asignados a cada CRIE.

Los Centros Rurales de Innovación Educativa (CRIE) son espacios educativos innovadores con amplia experiencia y reconocimiento pedagógico en el apoyo a la socialización y el aprendizaje de los alumnos de la escuela rural. Facilitan la convivencia de alumnos y profesores y suministran recursos educativos al profesorado de las pequeñas escuelas de la Comunidad.

Entre las líneas generales de actuación figura la de trabajar con los jóvenes objetivos que fomenten la convivencia entre distintos grupos. Conocerse, valorar, respetar, aprender, hacer amigos... Por otro lado, se persigue afianzar la autonomía personal del alumnado, tanto en sus rutinas de higiene y alimentación, como en la toma de decisiones y en la responsabilidad de sus actos; realizar actividades grupales que normalmente no pueden realizar en sus localidades; adquirir conocimientos sobre el tema propuesto; y trabajar para intentar que la experiencia sea lo más positiva posible y que los alumnos se diviertan durante la semana.