La UZ lanza este viernes una encuesta para analizar la salud mental de sus alumnos

Este miércoles se ha presentado también un nuevo teléfono de atención psicosocial, el 976 76 23 00. Foto: Laura Trives
photo_camera Este miércoles se ha presentado también un nuevo teléfono de atención psicosocial, el 976 76 23 00. Foto: Laura Trives

La salud mental de los jóvenes, y en este caso los universitarios, continúa como un problema de actualidad. Para los tres campus públicos aragoneses, la Universidad de Zaragoza lanza este viernes una encuesta con la que intentarán analizar cómo se encuentran sus matriculados. Además de contestar alrededor de 80 preguntas, la UZ hará un seguimiento, si ellos lo autorizan, de sus redes sociales para estudiar sus comportamientos y el estado emocional. El objetivo es que los resultados repercutan en cambios este segundo cuatrimestre, ya que esta tanda de cuestionarios durará hasta diciembre, según han explicado los representantes del centro.

En la presentación de la iniciativa han estado el rector, José Antonio Mayoral, la vicerrectora de Estudiantes y Empleo, Ángela Alcalá, el director de Secretariado del Área de Accesibilidad y Diversidad, Fernando Latorre, y el de Desarrollo y Transformación Digital, Javier Fabra. De acuerdo a Latorre, el proceso durará entre diez y doce minutos, y las preguntas estarán repartidas en cuatro bloques. El acceso se realizará a través de la plataforma Google Forms con la cuenta de correo institucional de cada alumno, será confidencial y no dejará rastro.

Para Latorre, la complejidad de la encuesta son las múltiples variables que presenta el campus aragonés. Y es que a las de cualquier otro centro, como la diferencia y el “grado de presión” de los cursos, los profesores o la variedad de perfiles de universitarios, se suma la distribución geográfica. Porque “no es lo mismo”, insisten, un estudiante de Zaragoza Capital que no se ha movido de su entorno, que alguien del Pirineo, de Teruel o de fuera de la Comunidad.

Por ello, importa conocer las redes sociales y el “grado de positividad” que arrojen las publicaciones escritas, fotos o vídeos en Twitter e Instagram. “Nuestro punto de partida es que estos contenidos tienen el potencial de ayudar a entender y prevenir los problemas de salud mental”, ha declarado por su parte Fabra.

La Universidad advierte de que se ha perdido comunicación con los alumnos

RECUPERAR LA COMUNICACIÓN CON LOS ALUMNOS

A través de este proceso, se busca igualmente recuperar las vías de comunicación entre los alumnos y el centro. Desde la pandemia, ha dicho Ángela Alcalá, los padres han ganado protagonismo y se han hecho cargo de situaciones que antes manejaban sus hijos. También a partir de entonces, ha dicho, se aprecia en ellos una mayor “predisposición a la ansiedad o la depresión” en momentos como la temporada de exámenes. Y es que la mayoría de los matriculados actuales en la UZ ingresaron después de 2020.

Sobre los posibles cambios, José Antonio Mayoral se ha referido a situaciones como el agobio por los exámenes y su orden. “El modelo es exportable”, ha recordado asimismo, a otras universidades y centros educativos, por lo que se abren a compartir los resultados en un futuro si finalmente son representativos y permiten elaborar una imagen fiel de la situación.

TELÉFONO DE ATENCIÓN, EL 976 76 23 00

De forma paralela, la UZ ha lanzado también un nuevo servicio de asistencia telefónica, en el 976 76 23 00. Según Ángela Alcalá, viene a complementar los servicios psicosociales que ya existen, y estará disponible lunes, miércoles y viernes, por la tarde, de 17.00 a 20.00, y los martes y jueves de 10.30 a 13.30.