Los estudiantes de la residencia Luis Buñuel de Teruel se movilizarán contra el cierre

Tras el anuncio este martes del cierre de la residencia Luis Buñuel de Teruel por parte del Instituto Aragonés de la Juventud, los estudiantes han asegurado que estudian futuras movilizaciones contra esta medida. Los más de 100 que actualmente residen en la Luis Buñuel deberán buscar para el próximo curso nuevo alojamiento.

Teruel.- Los más de 100 estudiantes de la residencia Luis Buñuel de Teruel han anunciado este miércoles que estudian movilizaciones para impedir el cierre del centro que cesará su actividad, tal y como anunció este martes el Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ), tras el verano. La clausura del centro, según el IAJ se debe a la falta de cumplimiento en la normativa de prevención de incendios o la necesidad de eliminar barreras arquitectónicas. Sin embargo, los estudiantes consideran que el cierre responde a la falta de rentabilidad económica, según ha apuntado Borja Sediles, portavoz de la Junta de Residentes del centro.

En los próximos días, los estudiantes de la residencia Luis Buñuel comenzarán una campaña de recogida de firmas para evitar el cierre del centro. “Por ahora no se han concretado otras movilizaciones, pero haremos algo para que nos escuchen”, ha asegurado Borja Sediles, quien ha apuntado que previsiblemente la residencia cerrará sus puertas tras la celebración del campus de baloncesto que se desarolla durante los meses de julio y agosto.

Borja Sediles ha comentado que el Gobierno de Aragón aseguró que reubicaría a los estudiantes que ahora están en la residencia. Sin embargo, las posibilidades de residencias alternativas que hay en Teruel “son insuficientes para el número de estudiantes que ahora residen en la Luis Buñuel que son unos 120”.

En este aspecto, Sediles ha explicado que en la Luis Buñuel hay tres tipos de residentes. Por un lado, los menores de edad que están estudiando bachillerato o ciclos formativos que podrían reubicarse o bien el la residencia internado Santa Emerenciana o en la Escuela Hogar. “En Santa Emerenciana es imposible porque todos los años está completa, y en la Escuela Hogar solo admiten a menores hasta los 16 años”, ha explicado Borja Sediles.

Por otro lado, hay residentes mayores de edad que cursan ciclos formativos no universitarios, con lo cual “estos estudiantes no podrían optar al Colegio Mayor Pablo Serrano porque es universitario y además, está lleno”. Y finalmente, hay residentes que son estudiantes universitarios, “que podrían optar, si hubiese plazas al Pablo Serrano, pero su estancia en Teruel se incrementaría en unos 150 a 200 euros al mes ya que en la residencia Luis Buñuel el coste al mes es de unos 300 euros, y no todas las familias pueden hacer frente a este gasto”, ha aseverado Sediles.

El portavoz de la Junta de Residentes del centro considera que detrás de los argumentos que ha ofrecido el Instituto Aragonés de la Juventud para cerrar el centro hay una cuestión de rentabilidad económica ya que “si después de 37 años que la residencia funciona con esas deficiencias, no entendemos por qué la cierran ahora”.

En este aspecto, Borja Sediles se ha quejado de la doble versión del IAJ en cuanto al cierre de la residencia: “A nosotros nos dijeron que no era rentable, sin embargo en los medios de comunicación han apelado a las deficiencias que presenta el centro”.

Los representantes de la residencia Luis Buñuel se han unido a la concentración convocada por la Plataforma en Defensa de la Escuela Pública de Teruel la cual también han mostrado su rechazo al cierre del centro.

El portavoz de la plataforma, José María Martínez, ha criticado las medidas de ajuste que desde el Ministerio de Educación se están aplicando y ha considerado que van en contra de la calidad de la enseñanza. “Desde el Gobierno central y la propia Consejería de Educación están considerando la educación como un gasto, pero es todo lo contrario, es una inversión de futuro”.