Se disuelve la acampada de la Universidad de Zaragoza por Palestina

La acampada universitaria en el campus de San Francisco llevaba en pie desde el pasado 10 de mayo
Se disuelve la acampada de la Universidad de Zaragozaacam por Palestina
photo_camera Se disuelve la acampada de la Universidad de Zaragoza por Palestina. Foto: Andrés García

Los estudiantes universitarios acampados en el campus de San Francisco de Unizar desde el pasado 10 de mayo han decidido levantar el campamento en favor de Palestina. La decisión, según la Asamblea Popular de Unizar, viene después del anuncio del Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza por el que anulan la cesión de software a la empresa Sightec y la congelación del contrato con Cardo Systems. “Celebramos este paso adelante, pero consideramos que es una victoria insuficiente”, han señalado desde la APUZ en un vídeo difundido en redes sociales.

“Hemos decidido que la acampada como tal ya no tenía más recorrido y que la acción en sí misma ya no era tan relevante como al inicio, logrando ejercer presión”, ha asegurado Jorge García, uno de los miembros de la Asamblea Popular de Universidad de Zaragoza. Esta decisión también llega después de que la fuente del campus de San Francisco haya amanecido teñida de rojo, como ya ocurrió el pasado fin de semana con una de las fuentes del Parque Grande.

“Todavía hay contratos que siguen en vigor y sobre los que el Rectorado aún no se ha pronunciado, como el Instituto Volcanic y los laboratorios AVL”, apunta el vídeo de la APUZ subido a redes sociales y a través del cual han hecho el anuncio del fin de la acampada estudiantil.

Asimismo, acusan a la Universidad pública aragonesa de “agachar la cabeza” ante los intereses capitalistas de las grandes empresas en estas últimas semanas. “Prefieren mantener acuerdos de financiación estables y buenas relaciones con un gobierno hipócrita antes que tomar medidas que contribuyan a frenar la masacre”, han remarcad la APUZ.

Es por eso que los estudiantes permanecen decididos a organizarse “desde abajo y de forma independiente” respecto a sus instituciones, con una alusión clara al Rector José Antonio Mayoral. Tienen claro que la ruptura de relaciones académicas es solo el primer paso, y que su lucha “debe ir más allá, enfrentando la complicidad con el genocidio del gobierno socialdemócrata del PSOE y Sumar, y de las grandes empresas occidentales”, han sentenciado los estudiantes acampados.

El Rectorado declinó tratar abiertamente estas cuestiones con los estudiantes acampados, pero estos insisten en que la presión ejercida estas semanas “ha tenido su efecto” para que dieran explicaciones públicamente y se convoque un Consejo de Gobierno Extraordinario para el mes de junio.