Desarrollo Rural y Educación firman un acuerdo para adaptar la FP a las necesidades del sector agrícola

Los departamentos de Desarrollo Rural y Educación del Gobierno de Aragón han firmado un convenio de colaboración en Teruel para mejorar y ampliar la oferta de Formación Profesional para responder a las necesidades del sector agrícola. En 2016, menos de un 20% de los jóvenes que se incorporaron a la agricultura tenían titulación.

Teruel.- Los departamentos de Desarrollo Rural y Educación del Gobierno de Aragón han firmado un convenio de colaboración en Teruel para mejorar y ampliar la oferta de Formación Profesional para responder a las necesidades laborales del sector agrícola, medioambiental y agroalimentario. La rúbrica de este acuerdo ha tenido lugar este viernes en el CPIFP San Blas de Teruel, instalaciones que han visitado los responsables de ambas consejerías.

Según ha explicado la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo autonómico, Mayte Pérez, el objetivo del protocolo es que “ambos departamentos trabajen de forma transversal para optimizar recursos humanos y materiales para detectar las necesidades formativas de los agricultores y diseñar una oferta que cubra sus demandas como qué tipo de formación necesita el colectivo, cómo pueden los agricultores rentabilizar su experiencia laboral y su formación ligada a una actividad profesional, posibilitando que se les reconozcan oficialmente sus competencias profesionales".

La consejera ha recalcado que la FP es una apuesta clave del Gobierno de Aragón y que en casos como el centro San Blas se posibilita que, además de la formación reglada vinculada a la actividad agrícola y forestal, haya certificados de profesionalidad y acreditación de competencias. “Lo que significa reconocer al personal que se dedica a lo largo de su vida a realizar una actividad, pero que no ha tenido la formación necesaria y, por tanto, no tiene reconocido oficialmente su trabajo bien hecho", ha añadido. Pérez ha agradecido la colaboración de la CEOE en Teruel, que asume la inversión que supone aportar asesores para acreditar a las personas que desarrollan una actividad profesional y no tiene un reconocimiento oficial.

En este sentido, el consejo de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, ha ha recordado que menos del 20% de los jóvenes que se han incorporado al sector este año tienen la FP agraria que se considera conveniente. "Es un déficit que tenemos que resolver con urgencia. Los agricultores deben estar bien formados", ha recalcado Olona, quien ha agregado que, además, se va a aumentar el peso de la Formación Profesional en la valoración de expedientes de concurrencia competitiva tanto para la incorporación de jóvenes al campo como para la modernización de explotaciones.

Además, Olona ha subrayado la necesidad de incentivar la formación en el sector. “La FP es clave para afrontar los retos que nos brinda la agricultura. Es importante contribuir con la FP para prestigiar la profesión de agricultor. No es coherente que hablemos de la agroalimentación como sector estratégico, que lo es, y haya una carencia de formación agraria. Por eso apostamos por la formación", ha comentado el consejero.