El Cerbuna trabaja a contrarreloj para evitar quedarse sin servicio de comedor

El Colegio Mayor vive la resaca de la manifestación por el cierre del servicio en febrero
Pancarta-exterior-Cerbuna
photo_camera La licitación quedó desierta hace un mes. Foto: Andrés García

El Colegio Mayor Pedro Cerbuna vive horas frenéticas para evitar quedarse sin el servicio de comedor. La licitación quedó desierta el pasado mes de diciembre y ahora, tal como se ha transmitido a la comunidad educativa, quedan pocos días para buscar una alternativa. Mientras tanto, los colegiales se manifestaron en el campus de la Plaza San Francisco para dejar patente su malestar con la Universidad de Zaragoza.

Este miércoles por la mañana, todavía podían leerse en el exterior del colegio, el único de carácter público en la lista de la UZ tras el cierre del Santa Isabel, pancartas que reclaman resolver el problema. “Dadnos de comer” o “Contrato roto, colegiales sin comer” son algunos de los mensajes que rodean la instalación.

Pancarta-Cerbuna-balcon
Podrían verse afectados 260 colegiales. Foto: Andrés García

Según figura en el Portal de Contratación, el plazo de presentación de ofertas tuvo lugar desde el 17 de noviembre hasta el 21 de diciembre. El 4 de este mes se declaró desierto el expediente. El importe de la licitación con impuestos superaba los 750.000 euros.

El Cerbuna cuenta con pensión completa salvo los domingos y los festivos por la noche durante el curso lectivo. El alojamiento, IVA incluido, cuesta 775 euros mensuales. Unos 260 colegiales podrían verse afectados.