Casi 65.000 escolares entre 3º de Primaria y 4º de ESO se beneficiarán del banco de libros

La iniciativa de la DGA cumple ahora cinco cursos
Imagen de archivo de un colegio
photo_camera Imagen de archivo de un colegio

El Consejo de Gobierno ha aprobado este miércoles el decreto por el que se regula el sistema de banco de libros y otros materiales curriculares en centros docentes sostenidos con fondos públicos. La nueva norma desarrolla el modelo de gestión y completa la regulación del sistema, que se puso en marcha en 2018, actualizando y concretando el procedimiento tras la suspensión por sentencia judicial de 2021 de la Orden de 2019. El decreto clarifica las funciones de cada uno de los participantes en el banco de libros, que cumple este año cinco cursos y del que se benefician en todo Aragón 64.300 alumnos.

La norma establece, tal y como se venía aplicando hasta ahora, que los bancos de libros se conformarán desde 3º de Primaria hasta 4º de la ESO. Formarán parte de los bancos de libros los ejemplares reutilizables de cada centro, tanto de texto en soporte papel, materiales curriculares digitales o material curricular de elaboración propia del equipo docente. Además, podrán sumarse los dispositivos electrónicos necesarios para el desarrollo del currículo en aquellos centros donde sustituyan todos los libros en formato papel y se utilicen en la modalidad de disposición personal del alumnado. Eso sí, deberán tener una vigencia mínima de cuatro cursos escolares consecutivos.

En este caso, alumnado tendrá el mismo dispositivo durante todos los cursos y, con independencia de que alcance el fin de su vida útil, tendrá que reintegrarlo en buen estado al término de su escolarización. Solo se podrán incorporar al sistema las licencias digitales que permitan su uso durante al menos cuatro cursos sin mediar abonos de activación o actualización.

El responsable del banco será el centro educativo y las decisiones sobre los materiales corresponderán al equipo docente. No obstante, en el seno del Consejo Escolar, se creará una comisión responsable del sistema, con representación del equipo directivo, del profesorado, de las familias y en el caso de ESO, también del alumnado de esa etapa. La gestión consistirá en la incorporación de materiales, la gestión de usuarios, la revisión y entrega, la recogida y la evaluación de necesidades y seguimiento. Con carácter general, el órgano gestor será el centro, pero por acuerdo del Consejo Escolar, podrá ser la AMPA o uno de los establecimientos de venta de material curricular adheridos.

PLAZOS

Las actuaciones realizadas por los distintos gestores variarán en función de la naturaleza de estos y quedarán recogidas en los correspondientes convenios de colaboración. Las familias que voluntariamente se adhieran al banco deberán cumplimentar la solicitud en el mes de mayo del curso previo al de la incorporación, en un plazo que no será inferior a quince días lectivos y que se publicitará por el centro con suficiente antelación. En ese mismo plazo, habrán de abonar la aportación económica correspondiente, salvo en el caso de ESO y el alumnado de nueva incorporación a Primaria, que podrán hacerlo en el momento de la matrícula. La recogida y restitución de materiales se llevará a cabo en el centro educativo durante el mes de junio.

Posteriormente, se revisarán los ejemplares y la comisión decidirá qué materiales se deben adquirir y aquellos que han de desecharse. Una vez adquiridos los ejemplares para completar los lotes, estos se asignarán a los usuarios de forma unívoca y registrando los datos en la aplicación informática. Será el centro el que custodiará los materiales hasta su reparto antes del comienzo del curso. Al recogerlos, las familias firmarán un recibí en el que conste el lote completo con identificación de cada ejemplar.

El Departamento de Educación financiará a los centros la adquisición de material o su renovación a través de las partidas de gastos de funcionamiento de los centros y a los concertados con la convocatoria de ayudas en la materia. Las familias, por su parte, participarán con la aportación que anualmente se determine por la administración educativa. La adhesión al sistema conllevará la obligatoriedad de las familias de ceder los libros de texto y materiales del lote conformado del curso anterior al que se produzca la incorporación efectiva, salvo el alumnado de tercero de Primaria dado el carácter fungible de los materiales.

HASTA 466 CENTROS PÚBLICOS

Los usuarios deberán hacer un uso responsable y adecuado de los materiales y su devolución al centro. La pérdida o deterioro obligará a su reposición. La participación en el banco de libros será incompatible con la adjudicación de ayudas de material curricular por parte del Departamento de Educación. Además, al acabar el curso, el alumnado beneficiario de dichas becas estará obligado a ceder al centro los materiales curriculares objeto de la ayuda. Por otra parte, los centros educativos establecerán un programa educativo de actividades en torno al banco de libros, que deberán incorporar a su plan de acción tutorial, y que fomentará el correcto uso de los materiales curriculares.

El banco de libros ha cumplido este año su quinto curso, consolidándose como una herramienta para favorecer el acceso al material curricular necesario para la adquisición de las competencias básicas impulsando la equidad del sistema educativo, mejorando la eficiencia de los recursos y fomentando el cuidado del bien común. En este curso 2023/2024, 466 centros sostenidos con fondos públicos tienen en marcha el banco de libros con una aportación de las familias de 20 euros por lote en Primaria, y de 25 en Secundaria.