La campaña “El porno es un fake” llega a más de 1.000 jóvenes de institutos aragoneses

El Instituto Aragonés de Juventud presenta esta iniciativa con 63 talleres para concienciar sobre el consumo de porno entre los jóvenes ante los preocupantes datos.
Cristina Navarro presenta los talles de "El porno es un fake". Foto: Gobierno de Aragón.
photo_camera Cristina Navarro presenta los talles de "El porno es un fake". Foto: Gobierno de Aragón.

“El porno es un fake” es el nombre que recibe la novedosa campaña que ha planteado el Instituto Aragonés de la Juventud con el objetivo de concienciar sobre el consumo del porno entre los jóvenes. Esta iniciativa comenzará después de las vacaciones de Semana Santa y llegará a diferentes institutos aragoneses, tanto públicos como concertados, a través de 63 talleres de dos horas cada uno impartidos por profesionales de Amaltea. Así pues, más de 1.000 jóvenes de las tres provincias entre 16 y 18 años recibirán estas actividades que pretenden abordar una importante problemática social.

Esta mañana la directora gerente del Instituto Aragonés de la Juventud, Cristina Navarro, ha presentado los talleres de "El porno es un fake", los cuales van dirigidos tanto a los jóvenes como a sus familias. Este proyecto va de la mano con el Departamento de Educación y de Salud del Gobierno de Aragón con el propósito de dar “un paso al frente”. La idea nace de unas cifras “preocupantes”, señala Navarro. Las investigaciones recientes del consumo de pornografía demuestran que la edad de inicio está bajando en España, siendo actualmente la media de consumo los 13 años. Además, entre otros datos destaca que uno de cada cuatro jóvenes admite haber visto porno antes de los 12 años, y un 6,5% a los 8 años con visualizaciones puntuales.

Por todo ello, no se puede esperar a que la tendencia empeore y la acción se enfoca principalmente en jóvenes de Primero y Segundo de Bachillerato y Formación Profesional, aunque también se podrá incluir a los estudiantes de 4º de la ESO. Desde el Instituto, habiendo estudiado los informes, entienden que es la edad clave para incidir.

Además, la iniciativa no se queda sólo en los jóvenes, sino que también podría haber sesiones dirigidas a las familias, en forma de charlas-coloquios. Cristina Navarro recalca que los padres y madres deben tener “herramientas y competencias que les permitan abordar de un modo eficiente y realista la influencia de la pornografía en sus hijos e hijas”.

“El porno es un fake” pretende evitar las consecuencias negativas del visionado de pornografía. Entre estas, la directora gerente del IAJ ha destacado tres: la cosificación de la mujer, la masculinidad tóxica y el exceso de información sexual distorsionada. Esto puede provocar actitudes violentas hacia las mujeres, unas expectativas poco realistas sobre el sexo, un retrato de la mujer como un objeto y otros problemas que a la larga “pueden pesar mucho a los jóvenes”.

METODOLOGÍA

Para que las sesiones sean efectivas, Cristina Navarro señala que hay que hablarles “en su lenguaje y en sus códigos” y adaptarse a su forma de comunicar. Así pues, la metodología se basará en la participación para que “sea entretenido para los jóvenes” .

En las sesiones se hablará de ficción vs realidad, de algunos análisis de casos o incluso de la incorporación de la inteligencia artificial en la pornografía.

Por último, Cristina Navarro apuntaba que no se trata de una campaña aislada ni puntual, sino que va enmarcada con la asesoría afectivo sexual, que tiene las puertas abiertas para todos los jóvenes de 14 a 30 años que lo necesiten.