Seguridad en detrimento de la intimidad

La Policía Nacional ha conseguido detener a diez jóvenes por, supuestamente, formar una banda que se dedicaba a la quema de contenedores en los barrios zaragozanos de La Almozara y Actur-Rey Fernando. La valoración de los daños causados por los 65 contenedores asciende a 45.864 euros.

La Policía Nacional ha conseguido detener a diez jóvenes por, supuestamente, formar una banda que se dedicaba a la quema de contenedores en los barrios zaragozanos de La Almozara y Actur-Rey Fernando. La valoración de los daños causados por los 65 contenedores asciende a 45.864 euros.

La investigación comenzó gracias a las cámaras de seguridad que protegen al Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón. Unas grabaciones con las que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado consiguieron identificar, localizar y posteriormente detener a estos jóvenes de edades entre 16 y 24 años.

En un momento en el que la tasa de criminalidad en Aragón se sitúa en un 37,3% se ve cada vez más necesario la implantación de la videovigilancia en las calles de las localidades y municipios. Muchos son los detractores pero seguro que a ninguno de ellos le han quemado un contenedor en la puerta de su casa o ha tenido que deshacerse de su vehículo, calcinado por estos vándalos. Estas personas deberían preguntarse hasta qué punto la libertad individual está por encima de la seguridad de todos.

Ahora todo está en manos de la Justicia que decidirá qué penas merecen, si una simple multa como está penado en el Código Penal para los delitos base o, si el juez lo considera más grave, con hasta tres años de prisión. Para los mayores de edad, que la Justicia dicte la sentencia justa de acuerdo con la legislación; en lo que respecta a los menores, que sean sus progenitores o tutores quienes se hagan responsables de los gastos generados. Así no lo repetirán más. Es triste, pero sólo se aprende si duele el bolsillo.