Progresividad con trampa

El Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado en sesión plenaria extraordinaria, con los votos favorables del PSOE, CHA e IU y el rechazo del PP, la subida del Impuesto de Bienes inmuebles (IBI). La ordenanza contempla criterios de progresividad e incluye bonificaciones para las rentas más bajas con la intención de que amortigüen el incremento decretado por el Gobierno central.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado en sesión plenaria extraordinaria, con los votos favorables del PSOE, CHA e IU y el rechazo del PP, la subida del Impuesto de Bienes inmuebles (IBI). La ordenanza contempla criterios de progresividad e incluye bonificaciones para las rentas más bajas con la intención de que amortigüen el incremento decretado por el Gobierno central.

Pero hay que remontarse a la causa de esta subida. En su momento, Zaragoza no hizo los deberes y se encuentra en el grupo de los más de 4.000 ayuntamientos españoles que no han realizado revisión catastral en la última década y a los que por ley se aplicará la máxima subida de un 10%.

Las bonificaciones contemplan que las viviendas con valor catastral inferior a los 70.000 euros no sufran ningún incremento en el IBI y las que estén valoradas hasta 100.000 euros vean subir sus recibos en cuatro euros al año. Esto engloba al 76% de todas las unidades catastrales de la ciudad.

Sin embargo, estas subvenciones sólo tendrán una duración de tres años, tras las cuales la presión fiscal derivada del IBI sobre los zaragozanos se incrementará de forma desmesurada. El Gobierno de Zaragoza no tiene previsto la posibilidad de prorrogar las bonificaciones en el IBI por lo que todos los beneficiarios verán aumentado su recibo tras las próximas elecciones municipales en más de un 30%.

En la actualidad, con esta Ordenanza, el Ayuntamiento consigue así mantener su nivel de ingresos y recaudar 148 millones de euros. Sin embargo, será pan para hoy y hambre para mañana. El equipo de gobierno que gestione entonces deberá actuar con urgencia sobre el tipo del IBI, bajarlo y aplicar otras medidas que no graven tanto el bolsillo de los zaragozanos.