Contundente triunfo PP-PAR en Aragón

La coalición PP-PAR ha sumado 8 de los 13 diputados y 9 de los 12 senadores que se decidían este 20-N en Aragón. Triunfo rotundo, sin paliativos, del centro-derecha aragonés frente a una izquierda autonómica, encabezada por un PSOE regional que se ha visto lastrado por la pésima gestión de la crisis económica realizada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

La coalición PP-PAR ha sumado 8 de los 13 diputados y 9 de los 12 senadores que se decidían este 20-N en Aragón. Triunfo rotundo, sin paliativos, del centro-derecha aragonés frente a una izquierda autonómica, encabezada por un PSOE regional que se ha visto lastrado por la pésima gestión de la crisis económica realizada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los candidatos socialistas han recorrido Aragón desligándose de quien ha presidido España en uno de los peores momentos de su historia reciente, con más errores que aciertos como demuestra el récord de paro que sufre este país. El PSOE regional se esperaba el batacazo, que sabía merecido, y que es continuación de la derrota sufrida en las pasadas elecciones autonómicas y municipales frente a la suma del centro-derecha.

PP y PAR han demostrado la utilidad de su unión en estas elecciones generales, que ha permitido dar un vuelco a los resultado de 2008 y contribuir, con nada menos que 8 diputados -por encima de la media española- al gran triunfo popular. El PP logra la mayoría absoluta y el PAR una presencia destacada en Madrid desde la que poder hacer oír la voz de Aragón, tan apagada en los últimos tiempos.

Desde La Izquierda de Aragón,  otra suma, la de Chunta Aragonesista e Izquierda Unida, ha aprovechado el desánimo de muchos socialistas que no han querido ir a la abstención y menos aún votar al PP, y finalmente ha dado su voto a la coalición de izquierdas. Un diputado es el resultado de unas elecciones en las que, claramente, otras alternativas de izquierda se han beneficiado de la debacle socialista permitiendo un Congreso con una mayor presencia nacionalista y el despegue de UPyD.

En el ámbito negativo, los ataques de primera mañana de los delincuentes de la silicona y  la menor participación de la ciudadanía en las elecciones. Frente a las acciones que atentan contra el libre ejercicio al voto, máximo rigor en la aplicación de la Ley. Respecto a la caída en la participación, fruto del cada vez mayor desapego entre la clase política y la ciudadanía, sirva como toque de atención de la necesidad de un mayor acercamiento ente representantes y representados, a los que no se puede tener en cuenta solo cada cuatro años.

Los aragoneses han hablado, y lo han hecho con claridad. Un rotundo “no” a las políticas económicas del PSOE y un esperanzado “si” a otra forma de gobernar. El Congreso de los Diputados, en el que el Partido Popular ha logrado una mayoría absoluta superior a la de Aznar, elegirá a Mariano Rajoy con un respaldo más que suficiente para la inmediata puesta en marcha de un Gobierno que afronte con seriedad la crisis. El nuevo presidente debe ser consciente de que son muchas las expectativas que los votantes del PP y de PAR han depositado en la urnas para que el próximo Ejecutivo Central adopte cuantas medidas sean necesarias para afrontar el insoportable nivel de paro que sufre Aragón y España.