Cancún o Suecia

El desempleo ha dado un levísimo respiro, casi imperceptible, en la tendencia destructiva de puestos de trabajo. En el mes de abril el número de parados se ha reducido en España en 6.632 personas, con respecto al mes de marzo. En Aragón, el descenso del paro se cifra en una reducción de 385 personas.

El desempleo ha dado un levísimo respiro, casi imperceptible, en la tendencia destructiva de puestos de trabajo. En el mes de abril el número de parados se ha reducido en España en 6.632 personas, con respecto al mes de marzo. En Aragón, el descenso del paro se cifra en una reducción de 385 personas.

Son cifras que, si bien rompen, aunque muy tímidamente, una tendencia, no pueden llevar a la complacencia ni al conformismo de nuestra clase dirigente. Entre otras cosas porque si la reducción del paro mantuviera este ritmo serían necesarios siete años consecutivos para erradicarlo. Un plazo insoportable para el país.

Asimismo, todo depende del prisma desde el que se aborde esta estadística. Si en lugar de hacer la comparativa con respecto al mes anterior, se toma el cuarto mes de 2011, los datos arrojan otra realidad mucho más desgarradora. El desempleo ha aumentado alrededor de un 11% en los últimos doce meses para dejar alrededor de 11.000 parados más en Aragón y más de 470.000 nuevos desempleados en el conjunto de España.

Si se caracteriza además por algo este descenso del paro es por su estacionalidad. Las vacaciones de Semana Santa han propiciado esta bajada en el número de desempleados. Y este factor sí que debe llevar a una reflexión concienzuda acerca del modelo de país que queremos ser.

No cabe duda de que el turismo y la hostelería son sectores esenciales para la economía y el empleo en España, pero eso no puede descuidar la atención sobre otro tipo de actividades, como la investigación y el talento, que deben convertirse en los nichos de la creación de empleo estable y de calidad. Debemos elegir, y actuar en consecuencia, si queremos ser el Cancún o la Suecia del sur de Europa.