En busca de la auténtica intermodalidad

Tras largos años de promesas y retrasos, la intermodalidad real en Zaragoza está a punto de cumplirse. El Consorcio Metropolitano de Transportes acaba de aprobar el uso de la Tarjeta Ciudadana en las líneas de autobús que conectan la capital aragonesa con sus barrios rurales y ha ratificado el trasbordo gratuito entre Cercanías y autobús urbano y tranvía.

Tras largos años de promesas y retrasos, la intermodalidad real en Zaragoza está a punto de cumplirse. El Consorcio Metropolitano de Transportes acaba de aprobar el uso de la Tarjeta Ciudadana en las líneas de autobús que conectan la capital aragonesa con sus barrios rurales y ha ratificado el trasbordo gratuito entre Cercanías y autobús urbano y tranvía.

Sin duda, esta medida supone un avance de calidad que beneficiará y permitirá un ahorro en los pasajeros que combinan a diario estos transportes y que hasta el momento no gozaban de integración tarifaria. También significará un avance en el sentido de que el ferrocarril pueda sentirse plenamente integrado en el área metropolitana.

Lo que la ciudadanía no perdonaría, y más en los tiempos que corren, es que para poder aplicar el trasbordo gratuito haya que subir precios. No obstante, ante los rumores, el consejero de Transportes del Gobierno de Aragón, Rafael Fernández de Alarcón, ha asegurado que el coste de este servicio -entre 25.000 y 40.000 euros- no saldrá de los bolsillos de los usuarios y sí de los miembros del Consorcio.

Una buena Administración debe velar para que los ciudadanos tengan un transporte público de calidad y poco contaminante, con un servicio que se ajuste a las necesidades de los zaragozanos y que no se utilice como mera mercancía para hacer negocios.

El transporte público en toda el área metropolitana de Zaragoza ha de ser sostenible y eficaz. Si se facilita la intermodalidad y se hacen más rápidos y económicos los desplazamientos por la ciudad se fomentará el uso del transporte público, se hará más rentable y se dará auténtica batalla al vehículo privado.